Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Fallece un joven en Salou tras esconderse en el balcón de una amiga

Cheikh F. y su primo querían escapar de la casa de una amiga, tras aparecer la madre de ésta y verse en una situación embarazosa

J.Cabré

Whatsapp
Los dos jóvenes bajaron por la fachada dese el tercer piso del inmueble de la calle Cambrils. Foto: Pere Ferré

Los dos jóvenes bajaron por la fachada dese el tercer piso del inmueble de la calle Cambrils. Foto: Pere Ferré

Dos jóvenes senegaleses estaban en la tarde del lunes en casa de una amiga, en la calle Cambrils de Salou. Los tres estaban solos cuando llegó la madre de la joven a la vivienda, situada en un tercer piso.

Ya fuera por la sospecha de lo que estuvieran haciendo o por otras razones que no han trascendido, la joven pidió a sus amigos que se escondieran, que evitaran que su madre les descubriera dentro de su casa.

Los dos chavales, aconsejados por su amiga, se escondieron en dos balcones diferentes y no se sabe por qué razón vieron factible llegar hasta la acera por la pared del inmueble evitando que la madre de la joven descubriera que habían estado en su casa esa tarde del lunes.

Uno de los dos chavales alcanzó la acera. Su primo, Cheikh F., de 18 años, no. Nadie sabe desde qué altura cayó al suelo, pero lo cierto es que la gravedad de las heridas que presentaba en el vial hace sospechar que su caída fue de gran altura. El golpe del joven senegalés, residente en Vila-seca, se oyó incluso dentro de la casa de la amiga.

Llamada urgente al 112

Los testigos de la caída llamaron de inmediato pidiendo una ambulancia y la alerta por la precipitación llegó pocos minutos antes de las 18.30 horas a la central del 112. Se activaron efectivos del SEM, de la Policía Local de Salou y patrullas de los Mossos d’Esquadra.

Fuentes sanitarias explican que la primera ambulancia, una medicalizada, llegó a la calle 11 minutos después de recibir la alerta. Rápidamente estabilizaron al joven, que presentaba fracturas en diferentes partes del cuerpo, incluyendo la cabeza. Sangraba y tuvieron que reanimarle tras perder la conciencia por la caída.

Rápidamente se estabilizó en la camilla, lo entubaron y avisaron al hospital Joan XXIII de Tarragona de que enviaban un paciente en estado crítico desde Salou. Nada más llegar a la puerta del hospital de referencia, el joven senegalés fue trasladado con pronóstico reservado a una de las camas de la UCI. Su vida corría peligro dada la gravedad de las lesiones que presentaba.

Mientras el médico y sus compañeros técnicos sanitarios atendían al joven de 18 años recién cumplidos, la Policía Local de Salou, que había llegado a los pocos minutos de la alerta, empezaba a preguntar qué había ocurrido. Así fue como se descubrió que el primo de Cheikh y él mismo estaban en casa de esta joven y que tomaron el camino más peligroso y arriesgado para esquivar a la madre y evitar dar explicaciones incómodas de lo que estaban haciendo, información que no ha trascendido a pesar de los chascarrillos de la calle.

Coma inducido hasta ayer

Cheikh F. llegó pasadas las 19 horas del lunes al hospital Joan XXIII. Rápidamente entró en quirófano y luego quedó ingresado en la UCI. Algunas fuentes médicas explican que le aplicaron el coma inducido y había que esperar su evolución para saber si sobreviviría a la caída.

Ayer, de madrugada, el corazón se le paró. Fuentes del hospital tarraconense confirmaron que el chaval había fallecido e informaron a las partes. La familia del joven vive en una de las calles céntricas de Vila-seca.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También