Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Incertidumbre en el Nàutic de Salou a un año de terminar la concesión

La actual junta solicita que se prorrogue esta autorización junto a la lámina de agua, en 2067, pero esta opción parece descartada

Jordi Cabré

Whatsapp
El Ayuntamiento tiene la concesión de la parte social y ha dado la gestión a una junta directiva que lleva las riendas sin ánimo de lucro.   Foto: LLUÍS MILIÁN

El Ayuntamiento tiene la concesión de la parte social y ha dado la gestión a una junta directiva que lleva las riendas sin ánimo de lucro. Foto: LLUÍS MILIÁN

La concesión de la vertiente social del Club Nàutic de Salou termina el 27 de julio de 2018. La del puerto deportivo, en 2067. Con esta distancia abismal de fechas, la junta directiva que gestiona las instalaciones salouenses ha hecho un llamamiento público para intentar buscar una solución intermedia que permita a la entidad continuar con la labor unos años más y la fecha de fin de concesión esté más cerca o coincida con la del puerto deportivo.

Su presidente, Jaume Vicheto, convocó a los medios de comunicación hace unas semanas para expresar este objetivo. Anunció que la junta ha contratado unos asesores legales, Barcelona Advocats, para buscar un argumento jurídico que defienda estas intenciones.

Esta carta en la mano se llama concesión demanial, que según los asesores: «El procedimiento para el otorgamiento de una nueva concesión se puede iniciar de oficio mediante la convocatoria del concurso correspondiente o a instancia de la parte». Esta opción el Club se la ha comentado al Ayuntamiento de Salou, que a fecha de hoy es el responsable de la concesión.

La Generalitat debe responder si acepta una concesión demanial o abre concurso público

El alcalde, Pere Granados, ha admitido en las últimas horas que están pendientes de una respuesta de la Subdirección General de Ports i Aeroports de la Generalitat, departamento que depende del área de Territori i Sostenibilitat.

Hace meses que Ayuntamiento y Govern negocian el futuro del puerto deportivo y su vertiente social y comercial –los negocios que dan al paseo y el bingo también están dentro de esta concesión, al igual que el restaurante, oficinas o gimnasio–. «Sabemos de la importancia del Club Nàutic de Salou y queremos lo mejor para todos. No obstante, parece difícil que la Generalitat acepte la concesión demanial con la actual ley. Hay que esperar», asegura.

El Diari ha preguntado a la Conselleria de Territori cuál es la resolución a la petición de Salou, pero a fecha de hoy sigue sin conocerse. Granados admite que en el Ayuntamiento tampoco ha entrado nada y reconoce que esperaban conocer la decisión hace ya más de dos semanas.

¿Fin a una etapa?

Aunque los asesores jurídicos del Club Nàutic consideran que la concesión demanial puede ser perfectamente aplicada en la actual Llei de Ports, de 1998, lo cierto es que hay otras opiniones jurídicas que ven su encaje complicado en el actual marco legal. Otra cosa sería en la nueva ley, que desde hace un par de meses se está tramitando en el Parlament.

Por ello, existe la posibilidad real de que la Generalitat no acepte la concesión demanial y decida iniciar una nueva etapa cuando termine esta concesión.

El Ayuntamiento intenta buscar la mejor solución para el bien de la ciudad y el equipamiento

Si es el caso, el Ayuntamiento cerrará su vinculación con el puerto deportivo y dejará en manos de la Generalitat que convoque un concurso público para gestionar las instalaciones no portuarias del Nàutic. «La función de una administración municipal no es la de gestionar un puerto deportivo. Hay otras funciones y prioridades. Soy de la opinión de que si no se consigue la prórroga, el Ayuntamiento debe cerrar su etapa en verano de 2018 y que la Generalitat convoque un concurso público para ello».

En este camino abierto, la actual junta del Club Nàutic Salou deberá presentar candidatura y competir, si fuera el caso, con otras empresas privadas o entidades sin ánimo de lucro que consideren la opción de llevar las riendas de esta instalación deportiva y social.

Desde el Nàutic, Jaume Vicheto ya explicó en su momento que primero hay que resolver la propuesta de concesión demanial. Si se rechaza ya se estudiará cómo se afrontan estos últimos 12 meses. «Somos una entidad saneada que intentamos recuperar socios y buscar un mayor eco social del Club. Pero necesitamos más tiempo del que nos permite el actual contrato», admite el presidente.
Granados pide que «nadie se ponga nervioso y dice que se está trabajando para el bien del Nàutic, el puerto deportivo y la ciudad». Vicheto, por su parte, espera con impaciencia como se pronunciará la Generalitat.

Temas

  • Club Nàutic Salou
  • Salou

Comentarios

Lea También