Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Instalan biotopos marinos en Altafulla y Torredembarra

Altafulla y Torredembarra instalan unas estructuras pioneras en el mundo que permitirán la regeneración de la flora y fauna marina en el litoral de la Costa Daurada
Whatsapp
El experto en cultivo de roca viva Miquel Rota es el creador de los biotopos que hay colocados en el litoral de la Costa Daurada. Foto: Juli Nomdedeu

El experto en cultivo de roca viva Miquel Rota es el creador de los biotopos que hay colocados en el litoral de la Costa Daurada. Foto: Juli Nomdedeu

La recuperación y el mantenimiento del medio marino es una de las prioridades tanto en Altafulla como en Torredembarra. Por esta razón, ayer coincidiendo con el Día Mundial de los Océanos se instalaron dos nuevos parques de biotopos en estas dos localidades. Desde hace cuatro años, distintos municipios de la Costa Daurada han apostado por el proyecto de balizamiento ecológico, siempre con el apoyo económico de la compañía Repsol. Para este proyecto ecológico, la empresa destina anualmente unos 40.000 euros para la instalación, elaboración y compra de una veintena de biotopos.

Los biotopos son estructuras de carbonato de calcio y cimiento de PH neutro que se colocan a unos cien metros de la playa en distintas profundidades del mar, entre 4,5 y 5,5 metros. Cada estructura tiene un peso aproximado de entre 1,5 y 2,5 toneladas y una altura de dos metros. El objetivo de estas piezas no es otro que el de fomentar la regeneración de la flora y fauna marina. Tal como explica el creador de este proyecto, Miquel Rota, se trata de una especie de conjuntos de ‘casas para peces’. La idea del proyecto fue motivada a partir de la propia experiencia de Rota como submarinista; con el paso de los años, dejó de ver determinada flora y fauna en el fondo de las playas de la zona y a raíz de esto pensó en cómo se podía repoblar el área de la manera menos invasiva posible. Los primeros diseños tenían una forma menos orgánica, de modo que los últimos modelos de biotopos intentan recordar a elementos propios del fondo del mar para no crear tanto impacto visual. Rota remarcó que el uso del recubrimiento de carbonato de calcio no es en vano, sino al contrario: al ser un elemento que se encuentra en la zona marina, los animales se adaptan más rápidamente a su nuevo hogar. De hecho, desde la instalación de biotopos hasta que se detectan animales viviendo en ellos sólo pasan unas escasas veinticuatro horas.

Opciones de ocio

Otro de los aspectos innovadores de esta iniciativa es el aspecto lúdico y de ocio que ofrecerán estos parques de biotopos. Concretamente, se estudia poder ofrecer visitas submarinas a grupos de escolares para que puedan apreciar el valor natural que tienen los fondos marinos y a la vez sensibilizar a la población sobre la importancia que tiene conservar este patrimonio natural. Por este motivo, los parques de biotopos contendrán cinco estructuras de cimiento relativamente juntas, para que puedan ser visitables.

Además de esta opción más lúdica, la iniciativa permitirá realizar estudios científicos sobre la flora y fauna que se conserva e instala en la zona. Este estudio consta de tres fases - preparatoria, estudio, seguimiento y resultados- y se presentará el junio del año que viene. Este estudio permitirá ver los beneficios e inconvenientes que tienen estas estructuras de carbonato de calcio en el fondo marino. De esta manera, se pretende mejorar los actuales modelos de biotopos y evaluar sus resultados tanto a corto como a largo plazo. También se analizarán qué especies marinas -tanto animal como vegetal- se instalan en cada estructura de biotopos. Los resultados permitirán evaluar qué formas funcionan mejor para cada ser vivo y qué mejoras deben introducirse en futuros modelos.

Un proyecto con trayectoria

Hace cuatro años que Altafulla y Torredembarra apuestan po este proyecto gracias al apoyo económico de Repsol. aunque la instalación, elaboración y compra van a cargo de la empresa, el mantenimiento de los biotopos es responsabilidad de cada consistorio. Según Josep Francesc Font, director de la planta de Repsol en Tarragona, la compañía reafirma su compromiso con el respeto al medioambiente , además de cumplir todos los estándards de seguridad en su empresa.

Se calcula que con esta nueva actuación, la Costa Daurada contará con cerca de setenta biotopos.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También