Juzgado por tres robos un marroquí que tenía prohibido volver a España

Fue expulsado del país después de ser condenado en cuatro ocasiones. Ahora se enfrenta a cuatro años y medio de prisión

ÀNGEL JUANPERE

Whatsapp
Uno de las casas asaltadas está cerca del paseo de Vilafortuny. FOTO: FABIÁN ACIDRES/DT

Uno de las casas asaltadas está cerca del paseo de Vilafortuny. FOTO: FABIÁN ACIDRES/DT

Un hombre que en su día fue expulsado de España tras haber sido condenado por varios robos, volvió al país y de nuevo volvió a delinquir, entrando en cuatro domicilios de Cambrils. Así lo sostiene la Fiscalía en sus conclusiones provisionales contra este hombre, que se enfrenta a cuatro años y medio de prisión por un delito continuado de robo con fuerza en casa habitada. El Ministerio Público interesa que se sustituya la pena privativa de libertad por su expulsión de España, a donde no pueda volver antes de ocho años. En concepto de responsabilidad civil se pide el pago de un total de 4.700 euros a los perjudicados. El caso será juzgado el próximo 21 de este mes en la Sección Cuarta de la Audiencia de Tarragona.

El acusado carece de autorización para residir en España, según certificación de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras de fecha 31 de mayo de 2021. Le consta una prohibición de entrada en territorio nacional hasta el 21 de junio de 2026.

El acusado, dice el fiscal, entre las cinco de la tarde del 23 de mayo de este año y las ocho de la mañana del día siguiente, realizó tres robos en Cambrils. Accedió, saltando la valla perimetral de un metro y medio y abriendo la puerta de la terraza –que no estaba cerrada– en una vivienda situada en la avenida D’Andorra, que estaba alquilada por un ciudadano extranjero. Se apoderó de dos tabletas Ipad, un móvil, una consola Nintendo, una mochila, cuatro ordenadores portátiles, tres cargadores y tres fundas. Parte del botín fue recuperado y entregado al dueño. Los objetos no recuperados han sido tasados en 1.295 euros.

También habría intentado acceder a una vivienda situada en la misma calle, saltando una valla perimetral de metro y medio de altura. Abrió la ventana de la habitación donde estaba la inquilina para robar, pero no consiguió su propósito al ser sorprendido por la mujer.

Y finalmente forzó la puerta de acceso desde el jardín a una casa situada en la calle Paul Wiringuer, que estaba alquilada por un ciudadano español. Una vez dentro se apoderó de un ordenador y su funda, ocho móviles de diferentes marcas y modelos, una tablet, unos auriculares, un Ipod, dos libros técnicos, cuatro pantalones, zapatillas deportivas y dos camisetas. Los objetos sustraídos fueron tasados en 3.380 euros y los daños causados en el domicilio ascendieron a 170 euros.

Los antecedentes

El hombre ha sido condenado en cuatro ocasiones. El 8 de julio de 2014, el Juzgado de lo Penal 3 de Tarragona le impuso un año y medio de prisión por un delito de robo con fuerza. Al año siguiente, la pena fue de dos años de prisión por un delito de robo con violencia o intimidación en casa habitada, impuesta por el Juzgado de lo Penal 4 de Girona. La Sección Segunda de la Audiencia de Tarragona lo condenó, el 26 de mayo de 2017, a nueve meses de prisión por robo con fuerza en casa habitada.

Finalmente, el Juzgado de lo Penal 1 de Reus lo sentenció, el 2 de marzo de 2017, a 18 meses de prisión y seis años de expulsión de territorio nacional por un delito de robo con fuerza en casa habitada.

Temas

Comentarios

Lea También