Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

JxCAT y ERC quieren poner en marcha este año la veguería del Penedès

Las negociaciones para formar Govern contemplan que la Generalitat instaure su octava Delegació territorial

Octavi Saumell

Whatsapp
Impulsores de la veguería del Penedès, el 8 de febrero de 2017 tras aprobarse la modificación de la ley. FOTO:acn

Impulsores de la veguería del Penedès, el 8 de febrero de 2017 tras aprobarse la modificación de la ley. FOTO:acn

Junts per Catalunya y Esquerra Republicana quieren poner en marcha a lo largo de este mismo año la Delegació Territorial del Govern en el Penedès. Según ha podido saber el Diari, la implantación de esta nueva estructura territorial está en estos momentos sobre la mesa de la negociación que ambas formaciones están llevando a cabo para desbloquear la legislatura y poder formar un nuevo ejecutivo que permita tener President y poner el punto y final a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.   

Fuentes cercanas a la negociación indican a este periódico que la voluntad de la candidatura de Carles Puigdemont y de ERC –junto con la CUP– es la de hacer ejecutiva la aprobación de la veguería de hace justo un año en el Parlament de Catalunya, cuando los 94 votos favorables de Junts pel Sí, PSC, Catalunya Sí que es Pot y la CUP hicieron posible la modificación de la organización territorial prevista en la polémica Llei de Vegueries. 

La octava delegación territorial
Según el cambio que se tiró hacia adelante el 8 de febrero de 2017, la nueva veguería estará formada por 72 municipios de las comarcas del Alt y el Baix Penedès, Anoia y Garraf. De esta forma, el Govern pondrá en funcionamiento su octava delegación territorial, después de las de Barcelona, Girona, Lleida, Camp de Tarragona, Terres de l’Ebre, Catalunya Central y Alt Pirineu i Aran. 

«Queremos que esté en marcha en breve»
Ferran Bel
Política Municipal PDeCAT

Según el principio de acuerdo al que se llegó hace pocos días, JxCAT y ERC se repartirán las conselleries y delegaciones del Govern a partes iguales, por lo que si hay ocho delegaciones, cuatro serán para JxCAT y otras cuatro para Esquerra. A lo largo del pasado mandato, CDC –ahora PDeCAT– tenía  las direcciones territoriales de Barcelona, Girona, Lleida y Ebre, mientras que ERC contó con las de Camp de Tarragona, Catalunya Central y Alt Pirineu y Aran. Por ello, cuando se ponga en marcha esta nueva Delegació, todo parece indicar que podría ser para ERC, a no ser que haya modificaciones en las otras. A lo largo del último mandato Xavier Pallarès (CDC/PDeCAT) fue el delegado territorial en las Terres de l’Ebre, mientras que Òscar Peris (ERC) lo fue en el Camp de Tarragona. Ambos fueron cesados por el Estado el pasado 31 de octubre. 

Sin embargo, antes de poder poner en marcha la nueva Delegació, primero se deberá realizar un movimiento de trabajadores y definir las sedes administrativas. Durante los últimos meses las capitales de las comarcas afectadas –El Vendrell, Vilafranca, Igualada y Vilanova i la Geltrú– se han mostrado partidarias de llevar a cabo una capitalidad compartida. Pese a ello, también deberá decidirse las sedes de las delegaciones territoriales del resto de conselleries. Las fuentes consultadas afirman que el objetivo de poner en marcha esta estructura desde el primer momento desde la configuración del Govern «es complicado», por lo que todo parece indicar que se dejará «para los primeros meses del mandato». 

«Debemos simplificar la administración, no crear más estructura»
Lorena Roldán
Ciutadans

La creación de la nueva estructura territorial del Penedès comportará una modificación de las comarcas respecto a la organización que había hasta la fecha. Por ejemplo, el Baix Penedès dejará de estar en la Delegació Territorial del Camp de Tarragona y quedará dentro de la del Penedès. De esta forma, las diez comarcas de la provincia de Tarragona quedarán divididas en tres delegaciones territoriales: cinco estarán en el Camp de Tarragona (Tarragonès, Baix Camp, Alt Camp, Conca de Barberà y Priorat; cuatro en las Terres de l’Ebre (Baix Ebre, Terra Alta, Ribera d’Ebre y Montsià); y una en el Penedès: el Baix Penedès. Asimismo, la integración del Alt Penedès, Anoia y Garraf al Penedès comporta que la delegación territorial en Barcelona tenga tres territorios menos y albergue las comarcas del Barcelonès, Maresme, el Vallès Occidental y el Vallès Oriental. 

Falta dotarla de recursos 
El responsable de Política Municipal del PDeCAT, Ferran Bel, reconoce que la voluntad es la de poner en marcha «cuanto antes» la nueva Delegació. Sin embargo, el exalcalde de Tortosa remarca que «hay problemas logísticos» para que entre en funcionamiento en breve, y recuerda que «cuando se aprobó la Delegació de las Terres de l’Ebre se tardó siete u ocho meses en cuestiones como trasladar trabajadores o decidir las sedes de los departamentos».  

«No debe gastarse más en políticos»
Alejandro Fernández
PP

En la misma línea se expresan las capitales de comarca contactadas por el Diari, las cuales reconocen de manera unánime que su voluntad sería «que, en la práctica, la veguería del Penedès pueda ser una realidad en breve», según indica el concejal del PSC en El Vendrell Kenneth Martínez. Desde Vilanova se indica que «se ha solicitado que la nueva Delegació se cree con el nuevo Govern», una petición apoyada por parte de Igualada. 

La diputada Lorena Roldán (Cs) critica que la puesta en marcha de las veguerías «va en contra de nuestro objetivo para racionalizar la administración pública», a la vez que apuesta por «aligerar el cuerpo político y poner profesionales en la gestión pública». 

Finalmente, Alejandro Fernández (PP) considera que «Catalunya no puede gastar más dinero en estructura y cargos políticos cuando actualmente hay miles de alumnos en barracones y listas de espera desbordadas en la sanidad pública». 

Temas

Comentarios

Lea También