Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La familia Lavanchy recupera la propiedad en solitario de Bonmont

Los herederos de Henri-Ferdinand Lavanchy, fundador de la urbanización, han adquirido a Medgroup su 50%
Whatsapp
Imagen del futuro hotel tomada hace algunos meses. Las obras todavía están paralizadas. Foto: Alba Mariné

Imagen del futuro hotel tomada hace algunos meses. Las obras todavía están paralizadas. Foto: Alba Mariné

La urbanización Bonmont Terres Noves de Mont-roig del Camp se adentra en una nueva etapa. La familia suiza Lavanchy, que hasta ahora poseía el 50%, ha comprado a la compañía Medgroup la otra mitad y se convierte en única propietaria, regresando así a sus orígenes. Y es que fue precisamente Henri-Ferdinand Lavanchy, fallecido hace ya algunos años, quien se enamoró de esta zona y en 1990 fundó lo que hoy es Bonmont, un modelo ya aplicado a otros países como Suiza o Francia. La firma de la transacción que ha llevado a sus herederos a recuperar la posesión de la urbanización de Mont-roig se efectuó la semana pasada en una notaría de Barcelona, y ya se han puesto manos a la obra para dar un nuevo impulso a la zona.

El Ayuntamiento ha tenido confirmación oficial esta misma semana. Recibió un correo electrónico en el que Medgroup exponía que la familia Lavanchy se había quedado con toda la propiedad, igual que antes de su llegada, en 2001, cuando compró la mitad del complejo y entró como gestor. El alcalde de Mont-roig, Ferran Pellicer, confiesa que en los últimos años el desarrollo de la urbanización estaba «bastante encallado». Y ahora se muestra optimista: «Esperamos que el espíritu que hizo crecer Bonmont vuelva a resurgir y la zona siga atrayendo nuevas inversiones».

El proyecto estrella, pero paralizado desde hace años, era el hotel de lujo, que preveía abrir en 2008 bajo el nombre de Hotel Sheraton Bonmont Golf Resort & Spa. Pero se detuvo. La obra lleva años a medias, y lo que pretendía ser un establecimiento de alto standing quedó como un enorme edificio que luce su aspecto inacabado. El pasado verano, sin embargo, empezó a reactivarse. Técnicos especializados realizaron una auditoría para analizar el estado en el que se encontraba el edificio y valorar qué pasos serían necesarios para terminar la obra y poner el hotel en funcionamiento, y cuál sería la inversión necesaria.

«La apertura del equipamiento sería un gran impulso para el municipio y para el mismo campo de golf. Es una lástima la situación en que se encuentra. Pero esperamos que pueda reactivarse», apunta el alcalde.

El hotel tiene una importante inversión realizada. Pero para terminarse haría falta añadir al menos unos cinco o seis millones de euros, según puntualizan distintas fuentes consultadas. Además, hay importantes deudas acumuladas, a las que Medgroup no podría hacer frente por su compleja situación económica. La familia Lavanchy, por lo contrario, es conocida por su gran fortuna y por unas cuentas muy saneadas. «Los Lavanchy apuestan por Mont-roig otra vez. Les damos la bienvenida. Si compran es porque están interesados en realizar alguna inversión relevante», añade el alcalde.

 

¿Y las Nits de Bonmont?

También hace algunas semanas que han aparecido rumores sobre la posible recuperación de las Nits de Bonmont. El evento nació en 2004 con el objetivo de programar en verano una manifestación cultural y turística de categoría. Aquel primer año hubo los conciertos de Víctor Manuel y Ana Belén, y Joan Manuel Serrat. Pero posteriormente aumentó la oferta con la presencia de artistas como Paco de Lucía, Miguel Bosé o Rosario Flores, entre otros. Se consolidó definitivamente en 2007 con cabezas de cartel de prestigio internacional: Paulina Rubio, Joe Cocker, Rosana y Carlinhos Brown. Parecía que funcionaba, pero en 2008 el festival se despidió de su público. Ahora hay quien afirma que podría regresar. Pero todavía está por confirmar.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También