Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

La nueva estación de Cambrils, casi lista

Las obras del edificio, construido a dos niveles, están casi terminadas, a la espera de que arranque el servicio. Este verano han empezado las pruebas con trenes comerciales

Mònica Just

Whatsapp
Un tren comercial de pruebas   –un Alvia–, esta semana,  a su paso por la nueva estación ferroviaria de Cambrils. FOTO: alba mariné

Un tren comercial de pruebas –un Alvia–, esta semana, a su paso por la nueva estación ferroviaria de Cambrils. FOTO: alba mariné

La nueva estación de tren de Cambrils ya está prácticamente terminada. Faltan solo algunos remates finales como conexiones eléctricas o la puesta en marcha de los ascensores. Pero la obra  está lista. Así lo asegura el director de obra de la nueva infraestructura, Carlos Rodríguez, quien señala que, una vez ultimados los cuatro flecos que quedan pendientes, cree que en un plazo aproximado de un mes podría estar a punto para operar. Una puesta en marcha que ya no depende de Adif, sino de Renfe y el Ministerio de Fomento, según señalan desde el administrador de las infraestructuras ferroviarias, que se han encargado de levantar toda la infraestructura.

La estación empezó a construirse en el año 2013. No ha sido un camino de rosas, precisamente. Ha habido contratiempos. Tras un largo parón, los trabajos se retomaron al fin y es ahora cuando está ya casi a punto para ponerse en marcha. De hecho, Adif empezó a hacer pruebas con sus trenes laboratorio a finales de invierno. Y desde el pasado mes de julio ya las lleva a cabo con convoyes comerciales. «Son pruebas internas para testear los sistemas enmarcados reales de los trenes», señala Raúl Miranda, gerente del área de construcción de Adif, durante una visita in situ con el Diari. Deben probarlo todo. La catenaria, la señalización, y también los cambiadores, ya que son vías de ancho variable. Las pruebas se alargarán todavía durante tiempo. No hay un plazo previsto para que finalicen, al menos de momento. Y es que luego vendría la formación de los maquinistas, algo que también dependería de Renfe.

El presupuesto de la obra asciende a un total de 20,1 millones de euros IVA incluido. Aglutina la estación más el viaducto, que en este caso es de 750 metros y tiene 270 vanos. Incluye, asimismo, el edificio, los andenes, el edificio técnico, las instalaciones, el párking y la urbanización del entorno.

El edificio tiene 680 metros cuadrados de superficie útil y 780 de superficie construida. En su interior está el vestíbulo –de 320 m2–, un área para un local comercial del sector –sería la cafetería- restaurante– y los aseos. También la zona de taquillas para la venta de billetes, preparada para trabajadores y usuarios con movilidad reducida. Y justo al lado hay un área de reserva para ampliarla si se incorporan en un futuro posibles nuevos operadores además de Renfe. Y al margen de espacios públicos, están los recintos de uso interno como los despachos, los vestuarios, la zona de cuadros eléctricos o la sala de comunicaciones.

150 empleados a la vez

Cientos de personas han trabajado en la construcción de la nueva estación desde que arrancaron los trabajos. Cuando más operarios estuvieron empleadas a la vez fue durante la construcción de la estructura, cuando pudieron coincidir un máximo de 150 personas. El director de la obra señala, de hecho, que no ha sido un proyecto sencillo. «El edificio en sí no tiene grandes complicaciones, pero encajarlo en un viaducto a otro nivel sí que es mucho más complejo. Y subir las instalaciones a los andenes también ha conllevado complicaciones a nivel logístico», remarca.

La zona de andenes tiene 28 metros de ancho. Cada uno –hay cuatro– tiene una amplitud de 5,5 metros. Y de longitud, el andén útil mide 220. Hay dos ascensores por andén, y también puede accederse a pie, por la escalera. Además, se han construido dos refugios, que vendrían a ser una especie de salas de espera para los usuarios, pensadas para facilitarles la estancia los días de inclemencias meteorológicas. «Queremos potenciar el confort del viajero», apuntan desde Adif. Hay cuatro vías: dos centrales de paso y una para cada andén.

Ahora, la puesta en marcha de la estación depende de la fecha que fije el Ministerio de Fomento, y de la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria, señalan desde Adif. Aseguran que ellos ya han hecho su parte y que el edificio está a punto para entregarse. A partir de aquí, insisten en que depende de otros agentes.

Junto al edificio hay un párking de 1.200 metros cuadrados con 86 plazas, cuatro de las cuales para personas con movilidad reducida. Pero de momento se desconoce si será de pago o no. «Depende de la explotación», apuntan desde Adif. Y es que Adif está desde hace tiempo en conversaciones con el Ayuntamiento ante la posible ubicación de la estación de autobuses junto a la ferroviaria, de modo que ambas podrían llegar compartir la zona de aparcamiento. Aunque de momento no ha tomado forma y es algo que no se aclarará hasta más adelante.

Francisco Márquez, jefe del área de estaciones de la provincia de Tarragona, señala que, una vez estén en marcha las instalaciones, podrían dar empleo a alrededor de 10 o 15 personas. Estarán los trabajadores de taquilla, limpieza, mantenimiento, vigilancia, supervisor comercial, personal de seguridad y de servicio de escáner, entre otros. «Pero como novedad, los dos primeros años habrá también un equipo auxiliar de dos personas (una por turno) que se encargará de guiar a los usuarios y mostrarles cómo funciona el sistema», remarca. Sería como un servicio de orientación al viajero.

Y es que, por su composición, la estación de tren de Cambrils es diferente del resto de las de la demarcación. También lo es en el Estado. Solo hay otra de características similares, que se halla en  Callosa de Segura, en Alicante, que también está construida a dos niveles: la estación en la parte inferior y el viaducto en la superior. Para desarrollar la inversión cambrilense, los técnicos se pusieron en contacto con responsables de ese otro proyecto.

Espacio para autobús y taxi

En lo que respecta a la urbanización exterior, hay unos 2.500 metros cuadrados, que incluyen los viales, la urbanización propiamente, o también los accesos. También hay un espacio de reserva para autobús y taxi, para la bajada de viajeros. Y Adif, además, se ha encargado de parte de la obra de la avenida Charles Darwin, que une la estación con el centro de Cambrils. Hay también un edificio adyacente al de viajeros de 180 metros cuadrados, y las correspondientes instalaciones contra incendios, depósitos y escaleras de emergencias. El acceso a la infraestructura se hará con una especie de glorieta que dará la vuelta, explican los responsables de la obra.

Las instalaciones están preparadas para asumir el volumen de pasajeros que representará la puesta en marcha del Corredor. Pero la cifra de usuarios final dependerá, señala Adif, de los servicios ferroviarios que se ofrezcan. De hecho, pueden convivir viajeros de cercanías, regionales o larga distancia.

Temas

Comentarios

Lea También