Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Las terrazas de La Pineda, abiertas durante más horas

Los establecimientos del interior piden poder abrir hasta más tarde como se les permite a los de primera línea de mar 

Carmina Marsiñach

Whatsapp
L’Associació Nova Unió de Comerciants i Empresaris de la Pineda quiere unificar el horario de las terrazas. FOTO: alba mariné

L’Associació Nova Unió de Comerciants i Empresaris de la Pineda quiere unificar el horario de las terrazas. FOTO: alba mariné

Associació Nova Unió de Comerciants i Empresaris de la Pineda ha llegado a un acuerdo con el Ayuntamiento para que las terrazas de La Pineda puedan ampliar sus horarios hasta más tarde en días puntuales.

Del 23 al 29 de julio, por las fiestas de Sant Jaume, y del 13 al 19 de agosto, por  la Madre de Dios de agosto, las terrazas podrán abrir hasta la 1 de la madrugada entre semana y la noche del viernes, el sábado y vísperas de festivos, hasta las 2 de  la madrugada. 

En abril los comerciantes presentaron 500 firmas al consistorio para unificar los horarios de las terrazas. De hecho, esta recogida de firmas empezó el año pasado con la aprobación de la modificación de la ordenanza que regula las terrazas. 

Según la normativa, las terrazas de Vila-seca pueden funcionar hasta las 12 de la noche como máximo «siempre dentro del horario permitido de actividad, teniendo en cuenta que a partir de las 23 horas las personas que las ocupen deben respetar el descanso de los vecinos».

La noche del viernes, el sábado y vísperas de festivos el horario de cierre se amplia hasta la 1 de la madrugada y concediendo 15 minutos de más por la retirada de las instalaciones. 

Pero la normativa no es igual para todas las terrazas. Las que se encuentran ubicadas en el frontal marítimo de La Pineda y el Passeig de Pau Casals, (excepto el tramo comprendido entre la Plaça Juli Garreta y Plaça Unió Europea), y en los sectores de Pineda Drink y Punta Prima del núcleo de La Pineda, tienen una hora de más. Pueden abrir hasta la 1 de la madrugada entre semana y la noche del viernes, el sábado y vísperas de festivos, hasta las 2 de la madrugada. 

Los horarios pueden ser limitados a criterio del Ayuntamiento por cuestiones relativas a las condiciones del entorno, ya sea por la proximidad de viviendas o quejas vecinales reiteradas y verificadas por la Policía Local. 

«Tenemos una normativa muy restrictiva, no es propia de un municipio turístico. La realidad de La Pineda es muy diferente a la de Vila-seca (...) para rentabilizar nuestros negocios dependemos de las terrazas», expone Albert Rodríguez, presidente de la Associació Nova Unió de Comerciants i Empresaris de la Pineda. Desde el sector lamentan que no se les comentara esta diferencia de regulación entre terrazas, «de hecho ni nos dimos cuenta», apunta Albert.  

Por su parte, el Ayuntamiento expone que estas diferencias se deben a un estudio acústico que se hizo en el municipio previo a la modificación de la ordenanza de las terrazas. 

La Junta de la Unió de Comerciants se reunió con el concejal de Serveis Generals, Josep Maria Pujals y la concejal de Assumptes de La Pineda, Esmeralda Nuñez. Durante el encuentro, los concejales les propusieron a los comerciantes, que tal y como se recoge en la normativa, solicitaran por escrito ampliar los horarios en unos días de referencia en los que está permitido. Se trata de Sant Juan, Sant Jaume y el 15 de agosto. 

Los comerciantes valoran positivamente esta ampliación y la «sensibilidad» que tiene el consistorio con el tema, aunque consideran que es insuficiente. «Estaremos cómodos una temporada más (...) pero lo que queremos es llegar a un acuerdo. Lo ideal sería llegar a modificar la normativa», apunta Albert, que concluye que su intención es buscar el equilibrio y respetar siempre el descanso de los vecinos. 

Las terrazas tienen prohibida la instalación de cualquier elemento acústico externo o de megafonía, ni televisores ni aparatos de reproducción de música ni imágenes. Tampoco se puede realizar actuaciones de música en vivo en las terrazas. 

Los establecimientos que excedan el cumplimiento del horario del cierre establecido pueden ser sancionados con multas de 750 euros. Si son reincidentes, pueden llegar a pagar multas de entre 1.500 y 3.000 euros. Las sanciones leves pueden incluir suspender la concesión de las licencias por un plazo inferior a seis meses. Si las sanciones son graves se puede suspender la licencia entre seis meses y un año. 

Temas

Comentarios

Lea También