Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los castellers Nens del Vendrell coronan un 4 de 8 de chocolate

Los pasteleros Oriol Rossell e Iñigo Garobe moldean una mona para homenajear a la colla de El Vendrell por su espectacular 2016. ¿Quién se la comerá?

José M. Baselga

Whatsapp
Oriol Rossell e Iñigo Garobe con el castell de chocolate.

Oriol Rossell e Iñigo Garobe con el castell de chocolate.

Todavía podría subir más pisos. Es cuestión de colocar más piezas. Pero de momento se va a quedar en un quatre de vuit. «Y si la colla va a más ya haremos otro», explica Oriol Rossell. Junto a Iñigo Garobe han creado un castell de chocolate en homenaje a la colla castellera Nens del Vendrell.

El pasado año fue muy dulce para la colla. En el que fue año de su 90 anivesario lograron el 3d8, 4d8, torre de 8 (f), 5d8, pilar de 6, pilar de 7 (f), 3d9 (f).... «Y la mejor manera de empezar un año que debe ser más dulce aún es que sea de chocolate» señalan los impulsores de la obra de chocolate.

Oriol Rossell, de L’Obrador del Vendrell, e Iñigo Garobe, pastelero navarro, se conocieron hace años en un curso de pastelería y quedó una gran amistad que ha llevado a diversas colaboraciones.

Sin problema

Rossell, pastelero y de los Nens del Vendrell, pensó en el reto de hacer un castell de chocolate. «Lo veía difícil». Pero lo planteó a Iñigo Garobe, que como navarro respondió «¿Y cuál es el problema, pues? Ahora bajo a El Vendrell». Y se pusieron a trabajar.

Rossell y Garobe empezaron a pensar cómo debía ser la estructura y a diseñar a los pequeños castellers de chocolate que levantarían el singular quatre de vuit.

Las figuras de chocolate empezaron a formar una piña y a subir pisos para montar un castell. Sin el sonido de las gralles pero con el de las amasadoras y la maquinaria del obrador. El quatre de vuit ganaba altura y subía firme. Hasta que fue el pastelero navarro quien colocó la enxaneta.

Expuesta

La gran mona castellera estará expuesta en los próximos días en el escaparate de L’Obrador del Vendrell (calle Doctor Robert) coincidiendo con la proximidad del Día de la Mona. Pero no estará en venta. Ni siquiera casteller a casteller.

El objetivo de Oriol Rossell es posteriormente regalarlo a la colla para que sobre todo la canalla desmonte el castell. «Es un premio para la colla que el pasado año lo hizo espectacular» explica el pastelero de El Vendrell.

Para Iñigo Garobe la iniciativa castellero chocaletera le parece una forma genial de unir la tradición de la mona con la de los castells. Y de reconocer los esfuerzos y los logros de la colla.

jajljaj

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También