Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los estorninos aturden al comercio y a los vecinos del centro de El Vendrell

Las defecaciones, además de generar malos olores, ensucian el suelo y hacen que los bancos queden inutilizados
Whatsapp
La imagen es de archivo, pero los comerciantes llevan años denunciando el ruido de los pájaros.  Foto: JMB/DT

La imagen es de archivo, pero los comerciantes llevan años denunciando el ruido de los pájaros. Foto: JMB/DT

No es la primera vez que denuncian la situación. Los estorninos instalados en los árboles de la calle Cafès de El Vendrell, una de las más comerciales del núcleo histórico, alteran a los comerciantes y vecinos de la zona. No sólo por el constante ruido que hacen los pájaros. También por la suciedad que generan.

Suelo y bancos de la calle están llenos de excrementos de las aves. Y la limpieza que intenta el Consistorio casi a diario complica la situación. El agua a presión con la que se barren los excrementos de los pájaros del banco queda estancada bajo los árboles generando un fuerte hedor que los comerciantes señalan que no es lo más adecuado para una zona comercial.

El Centre d’Iniciatives i Turisme (CIT) de El Vendrell, que agrupa al comercio de la localidad, reclama una solución para evitar que la imagen quede afectada. Pero el CIT ha reiterado la problemática al Ayuntamiento en diferentes ocasiones y la asociación empresarial lamenta que no se hayan tomado soluciones a pesar de ser un problema que se arrastra desde hace años.

 

Centenares

Son centenares los estorninos asentados, a pesar de que en la calle sólo hay tres árboles. Pero su ruido hace casi imposible trabajar en los comercios y despachos de la zona. El Ayuntamiento ya colocó hace tres años unos altavoces que emitían el graznido de alarma de la propia especie cuando es atacada y también disparos para ahuyentar a los pájaros, pero parece que éstos han perdido el miedo porque siguen asentados en la zona.

Las medidas fueron criticadas por los comerciantes, que denunciaron parecer estar trabajando en la selva entre el ruido de los estorninos, de los cantos de alarma y de los tiros cada diez minutos que debían soportar. Ante la ineficacia sonora, el CIT hará una recogida de firmas para que se tomen medidas. Consideran que una posibilidad es realizar una poda intensiva de los árboles para evitar que los estorninos encuentren refugio.

Pero los ejemplares son magnolias de hoja perenne y la especie no puede podarse con asiduidad ni en exceso, ya que quedarían muy vulnerables, así que la única solución es ahuyentar a los pájaros. Pero no se sabe cómo.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También