Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Los jubilados sumamos nueve millones de votos»

Entrevista. El Partido Demócrata Social de los Jubilados Europeos, con sede social en Segur de Calafell, defiende unas pensiones seguras y actualizadas por ley para los mayores

DÁNEL ARZAMENDI BALERDI

Whatsapp
De izquierda a derecha, Toni Herranz (secretario general del PDSJE), Lope García-Verdugo (presidente) y Joan Pau (secretario de organización) FOTO: DT

De izquierda a derecha, Toni Herranz (secretario general del PDSJE), Lope García-Verdugo (presidente) y Joan Pau (secretario de organización) FOTO: DT

Lope García-Verdugo, fue trabajador de la Seat, y actualmente preside el Partido Demócrata Social de los Jubilados Europeos. Le acompaña el secretario de organización Joan Pau, economista y antiguo empleado de Banca Catalana, y el secretario general Toni Herranz, que trabajó hasta hace unos años en Pegaso. El partido ya se ha presentado a dos convocatorias electorales aunque le falta consolidarse.

¿Cuál ha sido la trayectoria reciente del partido?

Llevamos funcionando desde finales del año pasado. Nos presentamos a las municipales por Barcelona, y a las generales en Ciudad Real, porque fue el único lugar donde conseguimos avales. Queremos aglutinar a las asociaciones españolas de jubilados, y cubrir este nicho electoral, Los jubilados sumamos nueve millones de votos, y debemos hacerlos valer. De todos modos, el territorio donde tenemos más presencia es en Catalunya. De hecho, el partido tiene su sede en Segur de Calafell.

¿Cuál es el objetivo fundacional del PDSJE?

La defensa de las pensiones, tanto actuales como futuras. Cada vez tenemos más apoyo, sobre todo en las redes sociales. Tiene que cumplirse al artículo 50 de la Constitución: ‘Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad’. Ahora nos mantenemos exclusivamente con cuotas, aunque esperamos lograr una fuente de financiación externa a medida que logremos captar el voto de los jubilados.

¿En qué se concreta la defensa de las pensiones?

Para empezar, las pensiones tienen que estar blindadas en los Presupuestos Generales del Estado, e incluir una cláusula específica para que se revisen de forma automática según el IPC. Y además tienen que ser siempre de por vida, no como ahora, que se reducen a la mitad cuando sobrevive la viuda. Y deben ampliarse a las amas de casa, que han estado trabajando. Es cierto que no han cotizado, pero las clases pasivas tampoco y bien que las cobran. Es una bolsa cada vez menor, pero siguen siendo millones de personas.

¿Cómo se define ideológicamente el partido?

Somos un partido aconfesional y no ideológico, de modo que cualquiera puede participar, al margen de sus ideas políticas. No preguntamos a nadie cuál es su ideología o de qué partido viene. Hemos hablado con varias formaciones políticas de Latinoamérica. De hecho, en Perú nos han pedido permiso para legalizar un partido como el nuestro, y con nuestra supervisión. También hemos trabajado con algunas ONG de América Latina dedicadas a la tercera edad. En el resto de Europa es diferente, porque su sistema de pensiones no tiene correlación con el nuestro. En ningún lugar del mundo se entiende el drama de los pensionistas españoles que tienen que pagar el IRPF.

¿Cómo se financiarían esas mejoras en las pensiones?

La partida de las pensiones se llevan en España el 42% de los PGE, pero gran parte del 58% restante son dispendios superfluos que se pueden reducir: subvenciones a sindicatos y partidos, cargos políticos en organizaciones educativas y periódicos, gastos suntuarios... Cientos de coche oficiales, cantidad de escoltas en un país pacífico, asesores, sueldazos para toda la vida de los expresidentes… Esto no hay quien lo aguante. Si conseguimos limitar este gasto podremos ayudar a esas personas necesitadas que apenas cobran 300 o 400 euros de pensión. No es que no haya dinero, sino que está mal distribuido.

¿Qué gastos deberían repensarse dentro de la partida de pensiones?

Por un lado, tenemos una serie de pagos dentro del sistema de la Seguridad Social que no son pensiones en sentido estricto, como lo que se paga a los militares o las llamadas pensiones no contributivas, que son 15.000 millones de euros al año. Hay que seguir pagando estas partidas, pero fuera del sistema público de pensiones para que sea sostenible. Porque dicen que el modelo no se aguanta, pero si sacas del sistema estas partidas es perfectamente sostenible. Actualmente hay una diferencia negativa entre ingresos y gastos de 10.000 millones anuales, y si no somos capaces de defender lo nuestro, lo estamos muy fácil para que el partido que gobierne decida bajar las pensiones, y eso no lo podemos permitir.

¿Es sólo un problema de gastos o también de ingresos?

Es cierto que los ingresos son actualmente escasos porque las personas que cotizan hoy en día tienen unos sueldos de miseria con una precariedad manifiesta. Y nosotros también vamos a defender una mejora de esos salarios, porque también es un tema que nos afecta colateralmente. Aunque logremos nuestros objetivos fundacionales, seguiremos peleando por los intereses de los jubilados, porque no existe una sola decisión política que no termine afectándonos.

Temas

Comentarios

Lea También