Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los niños de las Colonias Vilamar de Calafell como ejemplo de protección

Algún vecino ha colocado a la figura del paseo marítimo una mascarilla de protección

José M. Baselga

Whatsapp
La escultura cubierta con una mascarilla.

La escultura cubierta con una mascarilla.

Es una de las esculturas del paseo marítimo de Calafell. Ese niño con un barco de papel en las manos rememora a las colonias de Vilamar que se implantaron en la playa en los años 20 del pasado siglo y que fueron una experiencia pedagógica pionera en Catalunya y que fue un referente de modernidad. 

Alguien ha colocado a esa figura una mascarilla de seguridad. Para recordar a los vecinos y visitantes de la necesidad de llevar esa protección para evitar contagios. La figura del niño de las colonias Vilamar como ejemplo de educación ha sido aplaudida por muchos vecinos en las redes sociales.

La figura recuerda a las Colonias Vilamar.

El Ayuntamiento también ha lanzado una campaña para pedir que se use la mascarilla cuando no pueda mantener la distancia social. Porque el objetivo es mostrar a Calafell como un destino segur con espacios abiertos.

Mira la historia de las Colonias de Vilamar que la figura del niño, ahora con mascarilla, pretende recordar:

Cuando los niños se 'autogobernaron' en Calafell

Hay quien recuerda que hace años, muchos años, la primera línea de mar de Calafell era de pinares. De aquellos árboles no queda nada. Sólo el recuerdo y que a su sombra había centenares de niños que participaban en una de las experiencias didácticas que fueron un ejemplo para la educación del país.

En Cunit con Willy

Una iniciativa similar la tomaron los vecinos de Cunit con su Cerdito Willy, un símbolo para la localidad y del hermanamiento con la localidad alemana de Hammelbach.

Cunit protege a Willy

En el paseo marítimo de Cunit a muchos le sorprende la figura de un cerdo. Es Willy. Los vecinos ya lo tienen como algo propio. Tanto que una vez suavizado el confinamiento y con más personas a pie y en bici por el paseo marítimo, hay quien ha querido protegerle y le ha puesto una mascarilla.

Temas

Comentarios

Lea También