Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Costa Turismo

Los nuevos protocolos marcan la apertura hotelera de la Costa Daurada

El Best Terramarina de La Pineda abrió ayer sus puertas con precios reducidos y una batería de medidas de higiene

EDUARD CASTAÑO

Whatsapp
El director del hotel, Víctor Ramos, en la entrada, que cuenta con alfombra y gel de manos. FOTO: ALBA MARINÉ

El director del hotel, Víctor Ramos, en la entrada, que cuenta con alfombra y gel de manos. FOTO: ALBA MARINÉ

El hotel Best Terramarina de La Pineda, de cuatro estrellas, abrió ayer sus puertas al público, convirtiéndose en uno de los primeros establecimientos hoteleros de la Costa Daurada en hacerlo tras la desescalada por el coronavirus.

De momento, y hasta que no se materialice el cambio a fases posteriores, solo podrá acoger a clientes de la demarcación. Estos, además, contarán con precios especiales con una reducción del 40%: 50 euros por noche entre semana y 100€/noche para el fin de semana. Con 102 habitaciones, prevé alcanzar ocupaciones del 20% durante las próximas semanas. El hotel prevé ir adaptando el personal a la demanda que vaya teniendo. En condiciones normales, el establecimiento puede acoger entre 240 y 280 clientes en función del perfil. Estos días se estima que pueden tener una capacidad de unas 200 personas, el equivalente a unas 80 habitaciones.

Pero, sin duda, su gran apuesta al igual que el del resto de establecimientos de la cadena, serán los nuevos protocolos de higiene y seguridad, basados en los protocolos del ICTE (Instituto para la Calidad Turística Española). Como explicó Joan Alcubilla, director general corporativo de la cadena Best Hoteles, «hemos empleado la tecnología para facilitar la visita de nuestros clientes. Pero también hemos adoptado medidas como la distancia social (2 metros), realizamos numerosas desinfecciones y contamos con numeroso puntos con material para la desinfección, hemos formado especialmente a los trabajadores para ello, también reducimos los elementos que se puedan tocar, dejando sólo lo imprescindible. Así, por ejemplo, a carta se puede leer a través de un código QR, hemos eliminado papeles e las habitaciones, mantas, etc... Evidentemente, si el cliente lo solicita, se lo facilitamos sin problema».

Minimizar riesgos

También el director del establecimiento, Víctor Ramos, recuerda que el cliente «al llegar ya hace un check in ‘on line’ con el objetivo de minimizar riesgos».

El buffet libre contará con personal que sirva a los cliente desde unas mamparas de cristal y el comedor cuenta con mesas y sillas espaciadas para cumplir con la distancia social.

«Esto no es una carrera por ver quien abre primero. Sin embargo, esta apertura nos servirá como experiencia para otros hoteles», apuntaba Alcubilla.

Los responsables de la compañía ven con incertidumbre la respuesta del mercado nacional y extranjero. Sin embargo, reconocen que cuando el pasado día 25 el presidente del Gobierno anunció la nueva situación, «se disparó la demanda de habitaciones».

Temas

Comentarios

Lea También