Más de Costa

Los vecinos de Altafulla celebran la reapertura de la rotonda de acceso a la AP-7

Esta madrugada se han sustituido los bloques de hormigón por conos y a medianoche se reabrirá la circulación

ACN

Whatsapp
Imagen de los operarios que han retirado las barreras de hormigón New Jersey. ACN

Imagen de los operarios que han retirado las barreras de hormigón New Jersey. ACN

Los bloques de hormigón estilo New Jersey situados en la rotonda de acceso a la AP-7 en Torredembarra ya son historia. Esta madrugada han sido retirados por los operarios, una acción celebrada por el vecindario de la urbanización Brises del Mar de Altafulla, que desde el 2018 ha reclamado la eliminación en unas treinta protestas. Durante este martes pero, la rotonda todavía no ha recuperado su aspecto original y los vehículos están obligados a desviarse cómo hasta ahora. Los bloques de hormigón se han sustituido por conos provisionales, que se retirarán definitivamente esta próxima medianoche, coincidiendo con la gratuidad de la autopista. Durante la mañana operarios han estado retirando carteles y adecuando la vía. Los vecinos confían en que no habrá atascos de tráfico.

Los vecinos de la urbanización Brises del Mar de Altafulla se han quejado desde la colocación de los bloques de hormigón que los cambios implementados en la rotonda los perjudican. De hecho, no les permite ir desde la urbanización directamente hacia Torredembarra, sino que se tienen que desviar unos dos kilómetros por la N-340.

Maria José Carabante, vecina de la urbanización Brises del Mar, ha celebrado que esta medianoche se recupere la circulación original de la rotonda. "Ha sido un calvario porque vivimos en Altafulla pero estamos más cerca de Torredembarra y cada día pasamos tres o cuatro veces por la rotonda", ha indicado. Según Carabante, cada vez pierden entre diez y quince minutos, en función del tráfico. Además, durante los tres años de lucha vecinal han denunciado que la siniestralidad se ha incrementado. Han llegado a hacer más de 30 cortes de carreteras y protestas, generalmente durante fines de semana de alta movilidad en verano.

Con el levantamiento de los peajes y la recuperación de la "normalidad" de la rotonda los vecinos confían que no se incrementará mucho el tráfico a la zona. De hecho, muchos conductores que viajan por la AP-7 salen de la autopista y vuelven entrar en Torredembarra para obtener la bonificación para el tramo entre la localidad torrense y Salou. También muchos camiones que tienen origen o destino en Tarragona acaban usando el peaje de Torredembarra para incorporarse o salir de la AP-7, hecho que incrementa el tráfico en este punto.

En un comunicado, el Ayuntamiento de Altafulla también se ha mostrado satisfecho con la liberación, que permitirá "descongestionar la A-7 y la N-340" y "mejorar la conexión y movilidad entre municipios del Baix Gaià"

Temas

Comentarios

Lea También