Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Magia, ilusión... y turismo en Torredembarra

El primer Festival de Màgia reúne a cientos de personas. Los trucos y el humor han marcado los actos de un certamen que ha nacido para ayudar a potenciar la desestacionalización

Mònica Just

Whatsapp
Los magos que participaron en la cita combinaron el ilusionismo con el buen humor.  Foto: Pere Ferré

Los magos que participaron en la cita combinaron el ilusionismo con el buen humor. Foto: Pere Ferré

Era la primera edición. Y arrancaba con la típica incertidumbre de cualquier proyecto que empieza, sin tener inputs de cómo funcionará, pero con la confianza de consolidarlo y ayudar a desestacionalizar el turismo. Y la gente, ayer, ya hablaba de éxito. El primer Festival de Màgia de Torredembarra reunió a cientos de personas en los distintos actos programados durante todo el fin de semana. Tras la gala internacional del sábado, que contó con la participación de primeras espadas del sector, ayer fue el turno de un nuevo espectáculo dirigido al público familiar, con magos como Alexis Pardo, Màgic Titu o Màgic Jordi. Y Màgic Jordi quiso hacer hincapié precisamente en esta satisfacción generalizada: «Para ser el primer festival, hay mucha gente. No está nada mal, es todo un éxito». Falta el balance oficial, cifras en mano, pero en general reinaba el optimismo.

El Casal Municipal, epicentro de la mayoría de propuestas del certamen, estaba lleno a rebosar. Había incluso gente sentada en el suelo. Y de pie. Pequeños, mayores, familias enteras, no quisieron perderse uno de los principales reclamos del evento. Una pantalla gigante ayudaba a que, quienes estaban en los rincones más alejados del escenario, pudieran seguir también el espectáculo sin perder detalle. Magia, sorpresa y, sobre todo, mucho humor, marcaron la tarde del domingo.

Alexis Pardo es experto en close-up y magia cómica. Entre los trucos que propuso, hizo desaparecer y aparecer un huevo ante dos voluntarios y un auditorio que quedaron boquiabiertos. Levantó el aplauso de todos. Su interpretación marcada por el humor provocó risas carcajadas entre el público en más de una ocasión. Había quien se dejaba encandilar. Y también quien trataba de encontrar el truco a toda costa. Aunque parecía misión imposible.

Pañuelos de colores

Pardo dio paso a otro de los protagonistas de la velada, Màgic Titu. En su caso, escogió los pañuelos de colores. Se esfumaban y reaparecían cuando quería, dejando al público boquiabierto. Quemó una cuerda y apareció un pañuelo rojo. Los unió todos y apareció uno solo que lucía una fusión de los colores de todos los demás. También jugó con los números. Logró copiar y acertar a ciegas el orden de los números que habían escogido miembros del público de forma aleatoria.

Màgic Titu se encargó de presentar al siguiente protagonista, Màgic Jordi. Iker, Mireia o Ricard fueron dos de sus jóvenes voluntarios. En medio de un clima de diversión y buen humor, realizó trucos con cuerdas, pañuelos o cartas. Los padres, con las cámaras a punto, no querían perderse ni un momento de la actuación de sus hijos.

El Ayuntamiento de Torredembarra decidió impulsar este festival con el fin de crear un nuevo espacio de actividad para vecinos y visitantes fuera de la temporada turística. Es una de sus propuestas para desestacionalizar el turismo. Entre muchas otras. Y complementa la Fira de Circ que se programará en julio. La magia ya está presente en otras localidades, pero es un tipo de espectáculo que suele garantizar buenos resultados.

Temas

  • COSTA

Lea También