Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de 70 paradas llenan el Pleamar Vintage Market de Altafulla

Los asistentes pudieron disfrutar de más horas de música aunque el sábado se suspendieron los conciertos debido al vendaval 

Carmina Marsinach

Whatsapp
Centenares de personas visitaron ayer el Pleamar Vintage Market de Altafulla.  FOTO: Pere Ferré

Centenares de personas visitaron ayer el Pleamar Vintage Market de Altafulla. FOTO: Pere Ferré

Vinilos de David Bowie, chandals de los años ochenta, libros, botas de vino o bolsos hechos a mano. Estos son algunos de los productos vintage y de segunda mano que se podían encontrar durante este fin de semana en el IV Pleamar Vintage Market de Altafulla. Un total de 70 paradas, cinco más que en la edición anterior, llenaron la Plaça Voramar. Además, también se programaron conciertos, se habilitó una zona de juegos infantil y un espacio de restauración con distintos food trucks.

«Pienso que el vintage, más que estar de moda, es una cosa que está para quedarse. Es como una fusión de lo que se hacía antes que era típico mercado de segunda mano de toda la vida pero ahora se le han añadido otras ramas como la gastronomía o la música. Se aprovecha un poco la vertiente del ocio dentro de estos mercados», apunta el responsable del Vintage Market de Altafulla, Nico Leo. 

Desde la organización aún no han querido dar cifras de visitantes. Esperaban llegar a las 12.000 como el año pasado pero con el vendaval del sábado se tuvieron que suspender algunos actos como el concierto de La Soul Machine. Según Leo, «el sábado fue bastante malo. Tuvimos ventadas de hasta 80 kilómetros por hora. Por la mañana aguantamos pero al mediodía decidimos suspender los conciertos porque era peligroso para los músicos, para los paradistas y para todo el mundo. Estuvimos con mercado, pero sin música». 

Miqui Puig Dj ayer durante su actuación en Altafulla. FOTO: Pere Ferré 

El domingo, las condiciones meteorológicas permitieron disfrutar del mercado a los visitantes con manga corta. «Es el primer año que vengo porque me lo recomendaron unos amigos y la verdad es que está muy bien. Me he comprado una chaqueta tejana y un monedero», explica Dani, un joven de 22 de Tarragona. Entre los asistentes también había muchas familias. «Ya es el segundo año que venimos. Es una manera de pasar el domingo de una manera diferente. Los pequeños pueden jugar y después comeremos algo por aquí», explica Sílvia. 

La Zona Kids contaba con un circuito de caballos con ruedas, también al estilo vintage, donde los más pequeños pudieron sentirse como verdaderos jinetes. Además, la Fundació La Roda, fue la encargada de gestionar este espacio con juguetes de madera gigantes con el objetivo de fomentar el desarrollo de la imaginación de los niños, alejandoles por unas horas de las pantallas. 

Para los amantes del vinilo también había un espacio exclusivo llamado Vinil Corner. Unas seis paradas vendían los discos The Police, Michael Jackson o Freddy Mercury para aquellos nostálgicos del analógico que tienen un sonido único. 

Ampliación del horario

Una de las principales novedades de esta edición ha sido la ampliación del horario. El sábado la jornada empezó a las 11 de la mañana y terminó a las nueve de la noche, mientras que ayer se alargó hasta las 20 horas. En años anteriores tan solo había mercado hasta el domingo por la mañana. 

Miqui Puig Dj fue el encargado de amenizar el mediodía con sus temas con toques ochenteros. Por la tarde fue el turno de Dijei Luna y el The Excitements. 

La asociación ha estrenado su propio portal web http://www.pleamarmarket.com, donde se pudo seguir la actualidad de la muestra. 

Temas

Comentarios

Lea También