Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mediadores contra el ‘bullying’en Salou

El institut Marta Mata pone en marcha un proyecto pionero para que los propios alumnos medien en los conflictos del aula

Iván Alcalá Rubio

Whatsapp
El cabo de la Policía Local de Salou Víctor Molleda, durante la última sesión de formación a los futuros equipos de mediadores del instituto. FOTO: I. Alcalá

El cabo de la Policía Local de Salou Víctor Molleda, durante la última sesión de formación a los futuros equipos de mediadores del instituto. FOTO: I. Alcalá

Generar un entorno donde los alumnos puedan hablar libremente de sus conflictos, llegar a un acuerdo y resolverlos.

Ese es el objetivo que se ha planteado el instituto Marta Mata, que está formando a una treintena de estudiantes de la ESO que se convertirán en mediadores en los problemas entre compañeros. 

El proyecto lo ha desarrollado  el instituto y cuenta con la colaboración de la Policía Local, que se encarga de llevar a cabo las sesiones de formación a los adolescentes.

«Intentamos explicarles que es importante su participación en los conflictos para que los puedan resolver entre ellos», cuenta Víctor Molleda, cabo del Grupo de Relaciones Ciudadanas de la Policía Local de Salou.

La clave del éxito en una buena mediación, explica, es «saber escuchar. No intentar imponerse ninguna de las dos partes, sino que sean ambas las que tengan que ceder un poco sus posturas para llegar a un entendimiento».

El proceso de mediación, además, concluye con unos acuerdos que deben cumplir ambas partes

A parte de guiar el proceso de reconciliación, los mediadores se encargarán de hacer un seguimiento para que se cumplan los compromisos y atajar definitivamente el problema.

Este proyecto se enmarca dentro del programa ‘#aquíproubullying’ que impulsa el Departament d’Ensenyament de la Generalitat. El centro salouense es uno de los institutos seleccionados a nivel de Catalunya y varios profesores han recibido una formación específica.

Su directora, Carme Moreno, explica que «a veces los alumnos tienen pequeños conflictos o desavenencias que a los adultos nos pueden parecer nimiedades.

Sin embargo, si no hay un espacio donde poder hablarlos, puede llegar a enquistarse y derivar en problemas más graves, que pueden afectar no solo a la parte emocional de los alumnos, sino también a su parte educativa y a su rendimiento y convivencia dentro del centro». 

Con los futuros equipos de alumnos mediadores, «queremos reforzar el respeto, la empatía, la tolerancia, la capacidad de comprometerse con un acuerdo con otra persona y mantenerlo. Todo esto son valores que  no solo sirven para el instituto. Es una educación para la ciudadanía y la vida futura», señala la directora.

Hasta que los alumnos completen su formación como mediadores, es un equipo de dos profesoras, Virgínia Prats y Anna Valldepérez, las que se encargan de mediar en los conflictos. Y los resultados avalan el método, con un índice de éxito de un 90% en los casos en los que han intervenido este curso.

«Normalmente son pequeños problemas que empiezan en nada, pero con la teoría del rumor van creciendo y acaban en peleas, que es lo que no queremos», apuntan. «Entre alumnos hablan el mismo lenguaje y es mucho más fácil que puedan entenderse», consideran.

Temas

Comentarios

Lea También