Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Músicos de Vila-seca crean su propia asociación para promoverse

La Associació de Músics de Vila-seca (AMV) organizará conciertos, conferencias, cursos, concursos de creacióno ediciones de discos
Whatsapp
El guitarrista de The Eyballs, Carlos Ramírez, es el presidente de la Associació de Músics de Vila-seca.  Foto: DT

El guitarrista de The Eyballs, Carlos Ramírez, es el presidente de la Associació de Músics de Vila-seca. Foto: DT

La música alternativa, más underground, está en plena efervescencia en Vila-seca. La localidad está viviendo un auge de bandas rock, punk, fusión o DJs. La creatividad se nota en la calle. Para darse aún más a conocer y seguir creciendo, un grupo de músicos locales ha impulsado la Associació de Músics de Vila-seca (AMV). Se acaba de constituir oficialmente y cuenta con quince socios. Su presidente es Carlos Ramírez, guitarra solista de los rockeros The Eyeballs.

«En Vila-seca hay un movimiento musical bastante numeroso, con gente joven inquieta que desarrolla su creatividad en bandas de todos los colores, sobre todo de la escena rock: El artriste, Tercer Traste, Ke Pank Ke Punk, The Eyballs...», explica Ramírez.

«Hay muchos artistas con proyectos e ideas –continúa Ramírez–, el problema es que cada uno trata de hacer la guerra por su cuenta y así es más difícil que se nos abran puertas. Con esta asociación tratamos de fomentar la asociación colectiva de músicos para ser más dinámicos y eficientes en nuestras aspiraciones».

La AMV asegura que promoverá distintos eventos, como conciertos, intercambios culturales, concursos de creación, conferencias, mesas redondas, cursos o incluso ediciones discográficas. «Nuestra intención es potenciar la música de cualquier género y, a través de ella, promover valores culturales, sociales y educativos», explica Ramírez.

 

Interlocutor con entidades

La asociación también pretende actuar como interlocutor entre los grupos y las entidades públicas o privadas. «Queremos impulsar una relación estrecha con las entidades para poder formar parte de la cultura activa del municipio y que se nos tenga más en cuenta», apunta el presidente de la AMV.

Convocará regularmente reuniones y asambleas para que sus miembros presenten sus propuestas y puedan participar en la planificación de actividades musicales anuales.

Para ser socios de la AMV, los grupos están obligados a tener al menos un residente en Vila-seca. Además, todos los miembros de la banda deberán darse de alta en la asociación. La cuota anual para formar parte es de quince euros al año.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También