Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Ocho vueltas al patio antes de empezar las clases

Alumnos de la Escola Mestral corren una milla (1.609 metros) cada mañana antes de empezar la jornada escolar. El esfuerzo compensa: rendimiento escolar alto, concentración en clase y combate a la obesidad.

Jordi Cabré

Whatsapp
Alumnos de Primaria realizando la milla en el patio de la escuela

Alumnos de Primaria realizando la milla en el patio de la escuela

Elisabeth Martínez, jefa de estudios de la Escola Mestral, y Montse Llaverias, profesora de Eduación Física, aún se recuperan del esfuerzo. El proyecto Una Milla, impulsado en marzo, no es solo para el alumnado. Profesores y padres que lo deseen están invitados. "debemos dar ejemplo", remarcan las dos profesoras de la Escola Mestral de Vila-seca.

Escola Mestral
Alumnos corriendo la milla

Hacía tiempo que las dos profesoras buscaban alguna poción mágica que permitiera a los alumnos de P5 y primero de Primaria canalizar la energía sobrante que tenían desde primera hora de la mañana.

Buceando por Internet, las profesoras vieron the daily mile, la milla diaria, un método educativo impulsado por la profesora Elayne Wyllie en Escocia que motivaba a su alumnado a correr una milla cada mañana para empezar la jornada educativa con otra perspectiva.

Más de 800 colegios de Inglaterra, País de Gales y Escocia lo incluyen en su programa educativo, que se ha extendido por Bélgica, Polonia, Italia y Holanda. En España ha entrado también con fuerza y suma cada semana nuevos centros. Los índices de sobrepeso en el colegio donde surgió la iniciativa (St.Ninians, en Escocia) son hoy casi la mitad de la media del resto del país.

Escola Mestral
La prueba es apta para todos, incluso para los niños con dificultades como este alumno.

"A estas edades hay mucha energía y la posibilidad de canalizarla con esta práctica deportiva permite que a las siguientes clases los niños y niñas estén más relajados, concentrados y todo suma en el rendimiento escolar", explica Elisabeth Martínez.

Las dos profesoras presentaron el proyecto a la directora de la Escola Mestral, M. Carmen Escoda, que las apoyó. "El proyecto implica a los profesores de estos cursos y necesitábamos su apoyo para llevar a cabo la iniciativa", explica Montse Llaverias.

En marzo se experimentó con un día a la semana. En abril ya fueron dos dias; y este mayo se corre tres de los cinco días de la semana. La milla terrestre son 1.609 metros, aproximadamente unas ocho vueltas a las dos pistas polideportivas del patio.

Las dos primeras semanas de junio se aumentará un día (cuatro de cinco) las dos primeras semanas y el objetivo es que el alumnado a la vuelta en septiembre cubra toda la semana. "Este año hemos hecho P5 y primero. El próximo año será de P5 a segundo de Primaria. Los más pequeños entrarán gradualmente y los que ya conocen el método lo llevarán a cabo a diario", explican las profesoras.

Correr o caminar, pero sin pararse

Los alumnos tardan menos de 15 minutos en alcanzar la meta. Las ocho vueltas se pueden hacer corriendo o caminando. "Está prohibido pararse y sentarse. La idea es que cada cual a su ritmo llegue a completar la milla", explica Llaverias.

Entre el centenar de alumnos de los dos cursos hay dos chavales con autismo y uno con movilidad reducida. "Todos completan el circuito y entre ellos se ayudan si no pueden más. El compañerismo es un valor que también se refuerza en esta actividad", dice Elisabeth Martínez.

La experiencia ha sentado bien a alumnos y padres. Los primeros, admiten las profesoras, se les ve una evolución a mejor y sus familiares "nos han felicitado por la iniciativa", concluyen las profesoras.

El programa escolar “Las Escuelas de la Milla”, aborda el problema de la obesidad infantil de una forma divertida, sencilla y eficaz. Consiste en animar a toda la clase a recorrer una milla diaria junto con sus compañeros.

Escola Mestral
Los alumnos tardan menos de 15 minutos en completar el circuito.

¿En qué momento del día? Cuando vosotros queráis. Podéis realizarla a primera hora de la mañana, entre clase y clase, a la hora del recreo o justo antes de acabar la jornada escolar. ¡Cualquier momento vale!

¿Cuánto tiempo se necesita? Recorrer una milla (1.600 metros) lleva poco tiempo. Obviamente, dependerá de la edad de los alumnos y de la forma de recorrerla, pero de cualquier manera solo os llevará unos pocos minutos completarla.

¿Hay que hacerla corriendo? Corriendo, andando, saltando, hacia atrás, a la pata coja… Como vosotros queráis, tenéis total libertad para recorrerla como os apetezca. Solo hay una condición: que a los alumnos les resulte divertido, lo que será más fácil si se les reta a hacerla cada vez de una forma diferente.

¿Por qué una milla? Hemos querido que sea una milla en honor a al programa escolar “The Daily Mile”, una iniciativa surgida en 2012 en Reino Unido con el mismo propósito de combatir la obesidad infantil. El programa tuvo tanto éxito que en pocas semanas los alumnos mejoraron su forma física notablemente.

Temas

Comentarios

Lea También