Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Okupan la antigua residencia Montemar de Cambrils

Los vecinos de la zona están indignados y han empezado a movilizarse. Los ocupantes del edificio, por su parte, aseguran que su voluntad es crear un centro social y que no se irán mientras no lo diga un juez

Mònica Just - Cristina Sierra

Whatsapp
Imagen del exterior del edificio, que ya se halla muy deteriorado. Foto: cedida

Imagen del exterior del edificio, que ya se halla muy deteriorado. Foto: cedida

La antigua residencia de la tercera edad Montemar de Cambrils lleva años cerrada. Desde que cesó su actividad se convirtió en epicentro de la dejadez y fue objeto de numerosos destrozos, además de punto de encuentro de vándalos, por lo que fue tapiada para evitar que nadie pudiera acceder. Ahora, las cosas han cambiado. Un grupo de personas ha decidido reabrir los accesos de este viejo equipamiento social y okupar las instalaciones, con el fin de convertirlas en un centro social. Esto es, al menos, lo que puede leerse en la pancarta que han colgado del edificio: "Obra social, edifici dignitat".

Ante estos hechos, los vecinos de la zona están indignados y se ha generado una alarma social, que se ha traducido también en varias quejas a la Oficina d'Atenció al Ciutadà (OAC) pidiendo una solución. "Dicen que lo van a rehabilitar. Pero esta es una zona residencial donde pagamos unos Impuestos de Bienes Inmuebles (IBI) desorbitados. Y delante hay un colegio de infantil y primaria", lamentaba este viernes una vecina de la zona, quien explicaba que al menos habrían accedido a la antigua Montemar casi una decena de personas. Los residentes de la zona se están empezando a movilizar contra esta okupación y, de hecho, han convocado una asamblea para definir cuáles serán sus próximos pasos.

Los nuevos 'inquilinos' del viejo equipamiento social aseguran que no se irán de allí mientras no lo diga un juzgado

Los okupas, por su parte, además de la pancarta, han colgado un cartel donde señalan que "este es, al menos provisionalmente, nuestro domicilio, y no tenemos intención de marchar de aquí. Invitamos a cualquier persona física o jurídica que cuestione nuestro derecho a permanecer en esta casa a recurrir la vía judicial para que sean los tribunales quienes resuelvan lo que estimen oportuno". En un segundo punto recuerdan que "el ordenamiento jurídico vigente defiende la inviolabilidad del domicilio, excepto en tres casos: delito flagrante, orden judicial o consentimiento de sus habitantes". Entre otras cuestiones, los ocupantes de la antigua residencia insisten en que "hasta que un juzgado disponga lo contrario o encontremos otro alojamiento alternativo, y por lo tanto la entrada a este nuestro domicilio sería denunciada, ya que incurriría en un presunto delito de allanamiento de morada o de violación de domicilio".

Cartel que han colgado en el edificio sus nuevos 'inquilinos'. Foto: cedida
Cartel que cuelga de la fachada. Foto: cedida

El PP pide soluciones

Por su parte, el grupo municipal del PP en el Ayuntamiento pide una respuesta "rápida" para solucionar el tema. Su portavoz, David Chatelain, señala que "en las últimas horas he recibido muchísimas llamadas pidiendo ayuda, ya que hay una inquietud atendiendo al alcance de esta okupación. La gente se está movilizando y se están recogiendo varias denuncias en las oficinas de la Policía Local".

Además, Chatelain señala que "el consistorio no puede tolerar la implantación de okupaciones, sobre todo teniendo en cuenta el efecto llamada que tienen estas acciones si no se pone orden". También aprovecha y pide al gobierno local que "se activen los mecanismos preventivos adecuados para evitar el repunte de robos que en algunos momentos se ha producido durante la temporada turística.

Temas

Comentarios

Lea También