Más de Costa

Olores, ruidos y desechos en Altafulla por culpa de unos contenedores

Los residentes de la zona de la Plaça dels Boters  soportan fuertes olores, ruido y desechos en las aceras desde hace cinco veranos

Isaura Valle

Whatsapp
La basura se acumula fuera de los contenedores.  FOTO: Alfredo gONZÁLEZ

La basura se acumula fuera de los contenedores. FOTO: Alfredo gONZÁLEZ

Los vecinos de la Plaça dels Boters de Altafulla viven molestos, desde hace cinco años, por la presencia de 12 contenedores en esta pequeña plaza situada a escasos minutos de la playa altafullense. Con la llegada del calor y de los veraneantes, la población crece considerablemente y en esta zona del barrio marítimo se pasa de una isleta de seis contenedores a una de 12 con «todos los problemas que esto genera», afirma una de las vecinas.
     La presencia de estos containers supone hasta cinco recogidas diarias, fuertes olores constantes, desechos en los alrededores, ocupación parcial de la acera y otras molestias que «no respetan el descanso de los vecinos que vivimos aquí». Por este motivo, se han interpuesto distintas instancias y, en alguna ocasión, se han realizado reuniones entre los vecinos y el Ajuntament de Altafulla para tratar de buscar solución al problema. 
Uno de los factores que más enfada a los vecinos es que en los aledaños de esta plaza solo hay tres negocios hosteleros y, por el contrario, en la Plaça dels Vents, situada a escasos metros, «hay un total de ocho establecimientos entre supermercados, heladerías, restaurantes, pescaderías, etc. y no hay ningún contenedor en la plaza, solo cinco en una calle cercana, y siempre está en un estado impecable».
Este hecho, sumado a la dejadez y negligencia de la Plaça dels Boters, pone de manifiesto, según los vecinos, una situación que «no se ve en ningún otro sitio del pueblo».

A principios de julio tuvo lugar una reunión entre los vecinos y Alba Muntadas, coalcaldesa y concejala de Urbanisme, Medi Ambient i Polítiques de Gènere de Altafulla, quien manifestó la voluntad de estudiar el tema y alegó que la culpa era del gobierno anterior por haber firmado un contrato de 10 años (hasta 2030) con el servicio de recogida y que, a pesar de que querrían imponer el servicio de puerta a puerta, están «atados a este contrato».

Sin embargo, los vecinos aseguran que en otros puntos del municipio sí se realiza este servicio de recogida y esto aún hace «más evidente el agravio hacia los vecinos de la Plaça dels Boters. Nos sentimos como ciudadanos de segunda clase».
En dicho encuentro también se explicó que desde el consistorio se habían ofrecido subvenciones a los bares y restaurantes del paseo marítimo –a los que en parte se responsabiliza de la gran cantidad de basura acumulada en la plaza– para que ellos sí realizasen servicio de recogida puerta a puerta de orgánico.
Dicha propuesta fue declinada. Ahora, de cara al próximo verano, el Ajuntament está «estudiando aumentar la tasa, pero bonificarla en caso de que se acojan al servicio de recogida puerta a puerta», según ha asegurado Muntadas.

Posibles soluciones

Por otra parte, actualmente se está a la espera del resultado de haber colocado, este año, contenedores en una calle cercana de la zona, la calle Pont de Mar, para tratar de diversificar la cantidad de basura. Por contra, actualmente, queda totalmente descartada la posibilidad de colocar containers en la Plaça dels Vents «puesto que la distribución actual de la plaza lo impide y el único sitio donde podrían ir es zona de carga y descarga.»

También se ha tratado de resolver, o por lo menos disminuir el problema, pillando in fraganti a todos aquellos que depositan sus bolsas de basura o directamente los desechos fuera del contenedor. Desde el Ajuntament explican que «no es fácil acabar con esta parte del problema ya que, para interponer las denuncias, hay que pillar a la persona dejando la basura fuera del contenedor. Durante un tiempo hubo un agente de la Policia Local de paisano en la plaza pero no se llegó a interponer ninguna denuncia». 

Una de las medidas que sí que ya se ha puesto en marcha, desde el Ajuntament, para tratar de paliar el problema de la Plaça dels Boters, ha sido «contratar un servicio extra» para retirar las bolsas depositadas fuera de los contenedores y limpiar las zonas cercanas a estos. Esto, según explican los vecinos «sucede habitualmente, pero sobre todo pasa cuando colgamos alguna foto en redes sociales denunciando el estado de los contenedores. Se agradecen las buenas intenciones, pero no resuelven el problema». 

Tras años intentando encontrar una solución válida algunos de los vecinos ya están «cansados de no conseguir nada», por eso ahora piden que el Síndic intervenga para que de cara al próximo verano el Ajuntament de Altafulla haga «todo lo necesario para convertir la Plaça dels Boters en un lugar donde se pueda vivir tranquilamente, sin este espectáculo lamentable en la puerta de casa, además del olor y el ruido que implica vivir al lado de 12 contenedores».

Temas

Comentarios

Lea También