Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pasión 'rossa': los primeros de Ferrari Land

Una pareja de ingleses logró entrar antes que nadie en el parque y un padre y un hijo de Cornellà estrenaron el acelerador vertical

Whatsapp
Óscar González y su hijo Javier se subieron en los primeros asientos del viaje inaugural de Red Force, la atracción estrella del parque. Foto: P.Ferré

Óscar González y su hijo Javier se subieron en los primeros asientos del viaje inaugural de Red Force, la atracción estrella del parque. Foto: P.Ferré

Xavier Fernández/Javier Díaz

El nuevo parque temático de la Costa Daurada, el Ferrari Land, abrió ayer sus puertas al público, el mismo día en que lo hizo su hermano mayor, PortAventura World. El público del primer día fue en su mayoría grupos de estudiantes que están pasando unos días en la Costa Daurada.

Una pareja de británicos y un padre y un hijo catalanes se disputaron el honor de ser los primeros en estrenar el nuevo referente del turismo de Tarragona.

Dos ingleses, Shawn, de 23 años y Charlotte, de 20, fueron los primeros en acceder ayer por la mañana al parque. Llegaron al parque sobre las nueve, una hora antes de la apertura, para situarse en cabeza en la cola.

Fans de Ferrari

Son pareja y viven en Birmingham, la segunda ciudad con más población del Reino Unido. Aterrizaron en el aeropuerto de Reus el jueves y están de vacaciones en Salou hasta el lunes. Se alojan en un hotel.

«Somos muy fans de Ferrari y del motor. Planeamos el viaje en cuanto nos enteramos de que iban a construir este parque temático. Compramos las entradas el primer día que salieron a la venta», contó ayer Shawn.

El joven lucía una camiseta blanca con una montaña rusa y el logo de YouTube estampados y llevaba una cámara de vídeo para inmortalizar la experiencia.

Una vez dentro del parque, un joven de Cornellà, Javier González, echó un sprint para situarse en el primer puesto de la cola de acceso a la atracción estrella del parque, la Red Force. Se trata del acelerador vertical más alto –112 metros de altura– y más rápido –alcanza los 180 kilómetros hora en cinco segundos– de Europa.

En el torno de acceso a la Red Force, Javier esperaba sudoroso a su padre, Óscar, que llegó segundos después. Ambos son unos apasionados de los parques temáticos y han visitado el de la Warner en Madrid, el Disneyland en París y el de Universal, en Orlando (Estados Unidos).

«Nos hemos levantado supertemprano y ahora hemos corrido mucho. Buscamos mucha velocidad y mucha adrenalina», explicó Óscar mientras Javier asentía una y otra vez, al tiempo que miraba ansioso la cola para que nadie les pasase delante.

Una vez en la atracción, padre e hijo maniobraron con habilidad para situarse en los primeros asientos de la vagoneta. Poco después, al salir de la atracción, comentaron al unísono que lo más impresionante del acelerado es la bajada.

Tíquet combinado por 60€

En lo que no coincidían padre e hijo era en su atracción favorita hasta el momento de subirse a la Red Force. Para Javier, era el Shambala (que tenía el récord de altura y velocidad hasta la entrada en funcionamiento del acelerador) y para Óscar, el Dragon Khan, ambos ubicados en PortAventura World, que también ayer abrió puertas. La entrada sólo para PortAventura World cuesta 47 euros a los adultos. A ambos parques, 60 euros. No hay tíquet único para Ferrari Land.

Otras de las atracciones más visitadas en la primera mañana de apertura de Ferrari Land fueron la Thrill Towers, unas torres de caída libre de 60 metros de altura, y la Flying Dreams, que reproduce un vuelo virtual a bordo de un Ferrari por diversas ciudades del mundo.

Temas

  • COSTA

Lea También