¿Podrá Calafell plantar posidonia en su litoral?

La creación de una pradera es una de las propuestas más valoradas en los presupuestos participativos

José M. Baselga

Whatsapp
La posidonia es una planta vital para el ciclo marino.

La posidonia es una planta vital para el ciclo marino.

Noticias relacionadas:

- La experiencia en L'Hospitalet de l'Infant

La propuesta con más votos en los presupuestos participativos de Calafell para 2022 es una repoblación de posidonia, una planta vital para el ciclo marino. Las praderas, además de frenar los impactos del oleaje sobre la costa, son responsables de la oxigenación y refugio y zona de cría y alimento para muchas especies marinas.

Sin embargo la posidonia está en alarmante regresión. Las anclas de las barcas que arrastran gran cantidad de plantas ya que crecen a escasa profundidad y la acción de furtivos que rastrillan junto a las praderas por la riqueza que se concentra en ellas son amenazas para una especie que garantiza el mantenimiento de las playas y la cría de fauna. 

Un apradera de posidonia.

También afectan los emisarios si vierten sobre las praderas ya que supone un exceso de nutrientes. El aumento de la temperatura del mar, los cambios de salinidad y la contaminación  son otras amenazas para la especie. Destaca también el asentamiento de la Caulerpa, un alga invasora que presenta toxinas.

Votada

Esa concienciación es la que ha motivado que los vecinos de Calafell escogiesen la repoblación de posidonia. Pero no es una acción sencilla. Por sí sola la planta tiene poca capacidad de repoblar y lo hace lentamente. Puede tardar siglo en colonizar dos hectáreas.

Prueba de plantación de posidonia.

Es una planta protegida a nivel Europeo y considerada pulmón del Mediterráneo que no acostumbra a repoblarse, aunque ha habido experiencias en las Baleares para recolonización los fondos. El concejal de Ecología Urbana de Calafell, Aron Marcos,  señala que lo primero es determinar si en el litoral del municipio hay praderas y en caso afirmativo definir los riesgos y amenazas que tienen para eliminarlos.

Mallorca, el ejemplo
En el caso de no haber posidonia deberá estudiarse cómo introducirla. La iniciativa impulsada en la bahía de Pollença (Mallorca) es para restaurar praderas degradadas, pero donde está presente la planta.

La acción se hizo ligando esquejes a una barra de hierro anclada en el fondo marino y cubierta de cera de abeja para evitar el contacto de la planta con el metal y que la posidonia pueda enraizar.

Crisis climática

Además de los beneficios marinos tiene la capacidad absorber el carbono de la materia vegetal muerta, lo que ayuda a frenar la crisis climática.

Posidonia marina.

En la costa catalana hay diversas praderas pero están poco detalladas y perimetradas, lo que las hace vulnerables. Se ha detectado es frente a las costas de Coma-ruga en Creixell y en Roda de Berà.

La organización Anèl·lides y Oceánicos ha iniciado un estudio para comprobar su estado, medir sus dimensiones, cartografiarla y comprobar la vida natural asociada. El objetivo es que su ubicación se haga llegar a los embarcaciones y puertos para que tomen las necesarias precauciones al navegar. Paradójicamente la planta está protegida pero no las praderas por esa falta de localización. 

Temas

Comentarios

Lea También