Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Polémica en Salou por el retraso de la subvención para el Cós Blanc

Críticas al gobierno por la demora del convenio y éste contesta a la oposición que la culpa es del interventor

J.Cabré

Whatsapp
Quique San Francisco llenó el Teatre Auditori. El actor y humorista se encargó del pregón inaugural de la Festa Major. Foto: Alba Mariné

Quique San Francisco llenó el Teatre Auditori. El actor y humorista se encargó del pregón inaugural de la Festa Major. Foto: Alba Mariné

Salou abre su fiesta mayor de invierno con polémica. Hace pocos días, la inclusión de actos de última hora –por ejemplo la Matinada Jove del sábado 4 de febrero– creó cierta tensión entre el alcalde, Pere Granados (FUPS), y el concejal de Joventut, el socialista Daniel López. Los partidos de la oposición aprovecharon las diferencias reflejadas en las redes sociales para hurgar en la herida del pacto de legislatura y dar visibilidad a las primeras diferencias públicas entre los dos concejales.

La inclusión de actos festivos, que a priori no entraban por motivos de seguridad (faltaba informe policial para garantizar su correcto funcionamiento), se resolvió cuando el alcalde Pere Granados volvió de su viaje a Irlanda. Él formó parte de la delegación salouense para promocionar la ciudad de cara a la campaña vacacional.

Las discrepancias entre concejal de Joventut y alcalde quedaron resueltas a nivel de programacion y la polémica que podía generarse entre socios de gobierno se ha desactivado momentáneamente.

Acusaciones

Resuelta la primera polémica, ahora ha estallado otra a las puertas del primer día de fiesta mayor, que ayer empezó con la Fira Xic’s, el pregón y el Comedy Zoo Tour con Javi Sancho, Santi Millan y José Corbacho.

El pleno de esta semana aprobó por vía de urgencia el nuevo convenio de colaboración que debe regir las subvenciones de las collas participantes en el Cós Blanc, con el fin de fiscalizar adecuadamente el dinero público que se entrega. A grandes rasgos, cada colla recibe 1.300 euros por participar en el desfile; 760 si además están en la cabalgata y 360 en la rúa del Papá Noel. Las que participan en los tres actos reciben 2.400 euros en ayudas públicas.

El convenio establece que el 50% se entrega con un informe que acredita la participación en los eventos y la otra mitad se debe justificar con facturas que justifiquen los gastos. Hasta ahora, el dinero ya se entregaba a principios de año, pero en esta edición con el cambio de normativa se ha demorado el redactado final del convenio y por tanto, la entrega de parte de la subvención. Por ello, Ciutadans, de la mano de la concejal Miren Eskarne, abrió la caja de los truenos en el pleno para criticar al gobierno por el retraso en la firma de este convneio.

Luego fue su compañera Reyes Pino la que dio voz en un comunicado: «La falta de coordinación entre (el alcalde) Granados y sus socios (PSC) pone en riesgo el correcto desarrollo del Cós Blanc». Reyes Pino expresó el rechazo de toda la oposición (Ciutadans, PP, ERC y Guanyem) por «la entrada con carácter de urgencia para aprobar el cambio del pago de la subvención». La edil detalló que este año el cobro cambiaba, pero «el equipo de gobierno avisó con pocos días de antelación, dejando a las collas sin un dinero con el que contaban».

Las críticas no han sentado nada bien al equipo de gobierno. La concejal de Cultura i Festes, Maria José Rodríguez, contestaba: «Si ya es incomprensible que se vote en contra de la concesión de estas ayudas, que sirven para sufragar gastos, mucho más grave e irresponsable es que se critique y denuncie a quien facilita las ayudas (el gobierno)».

Rodríguez añadía que «antes de llegar a conclusiones absurdas, la edil no debería faltar a la verdad, porque como bien sabe y conoce no ha habido falta de previsión, ya que la situación creada de retraso ha sido provocada por los criterios y directrices técnicas y económicas impuestas por Intervención Municipal y no por una mala gestión o dejadez».

Añadía también la concejal que «quien ha tenido la voluntad de poner en peligro la celebración del Cós Blanc es precisamente quien se opone a la ayuda municipal y que, encima, sale al paso criticando a aquellos que se han esforzado en buscar formas que permitan el pago de las ayudas».

Temas

  • COSTA

Lea También