Más de Costa

Quejas por la nueva base del Club Nàutic Cambrils en el Regueral

Vecinos y turistas denuncian que se les prohíbe el baño en la zona de las rocas, donde está ubicado el servicio

Cristina Sierra

Whatsapp
La nueva base náutica del Club Nàutic se ha instalado junto a las rocas de la playa del Regueral. FOTO: pere ferré

La nueva base náutica del Club Nàutic se ha instalado junto a las rocas de la playa del Regueral. FOTO: pere ferré

La nueva base náutica del Club Nàutic Cambrils ha levantado quejas entre los cambrilenses y turistas que suelen bañarse en la playa del Regueral. El servicio se ha instalado este julio en la parte de la arena que toca a las rocas, un espacio que ahora está ocupado por las tablas de paddle surf y kayaks que pueden alquilarse con esta prestación.

Sin embargo, el problema no está en el despliegue de materiales deportivos sino en el hecho que, desde que se ha puesto en marcha el servicio, los bañistas no pueden nadar por esta zona, una prohibición que varios usuarios han denunciado al Diari. «Fui a bañarme como he hecho toda la vida. Siempre dejo las cosas en las rocas y me baño tranquilamente. Pero ese día al entrar al agua vino un chico del náutico y me dijo que tenía que salir del agua. Le pregunté el motivo y contestó que ese trozo era de Capitanía, algo que no entiendo porque si pertenece al Club Náutico el club está al otro lado de las rocas», explica una cambrilense.

El trabajador de la base amenazó con llamar a la policía si los bañistas que estaban en ese momento en el agua no salían, un amago que indignó todavía más a los usuarios, que no podían creerse que los estaban echando. «La playa no es un sitio privado, es público. Siempre nos hemos bañado allí y ahora no podemos. Es una vergüenza. Una persona de Lleida también preguntó que dónde ponía que no nos podíamos bañar y el chico le contestó mal», dice esta usuaria, que lamenta que en muy poco tiempo las cosas han cambiado mucho en el municipio costero. «Del Cambrils que conocíamos ya no queda nada, todo es un recuerdo», apunta en referencia a cómo ha evolucionado la zona del puerto y la playa.

También Pepa de Zaragoza, que tiene desde hace años un apartamento en la zona del Regueral, se posiciona en contra de la base náutica. «Me parece bien que amplíen la oferta de servicios y que la gente pueda practicar diferentes deportes y pasarlo bien, pero creo que no es la ubicación más idónea. Cuando me dijeron que no podía bañarme me indicaron que estaban las boyas pero siempre han estado por precaución. Si realmente no nos podemos bañar, que lo señalen bien porque no hay ningún cartel», asegura.   

En esta línea, Martí, de Lleida, pide que la base se coloque junto a los patinetes que pueden alquilarse en la misma playa y que están en la parte central. «Hace años que vengo a esta playa y siempre me ha gustado la zona de las rocas porque es más tranquila. Pero este año entre la garita del servicio y todas las tablas y trastos que ocupan la arena he tenido que buscar otro sitio. Creo que no se ha planteado bien y no se ha pensado en la gente con carritos que usa la pasarela de acceso», expresa.

«Contenedores» polémicos

Otro detalle que ha generado polémica son las dos casetas para guardar el material que están justo detrás del estand informativo. «Parecen dos contenedores, son horribles. ¡Qué manera de cargarse la playa!», afirma Emilio, que añade que con esta instalación «se ha perdido el encanto de la zona y parece un circo». 

Una opinión que comparte la cambrilense Nuri, que se pregunta por qué estos módulos no se han colocado en la parte del Club Nàutic. «Son muy feos. Creo que se podría haber buscado otro emplazamiento dentro de las instalaciones del club o incluso si tienen que estar en la playa porque es más práctico, colocarlos de otra manera para que pasen un poco desapercibidos», dice. 

Temas

Comentarios

Lea También