Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Quejas por las colas de la macrofiesta de Bellvei

Los asistentes dicen que eran de hasta tres horas. La organización señala que eran medidas de control

Diari de Tarragona

Whatsapp
El cartel anunciador de la fiesta.

El cartel anunciador de la fiesta.

Fue la primera macrofiesta en el pabellón de Bellvei tras las obras para acondicionar la instalación a las exigencias de seguridad. Pero la fiesta de fin de año ha levantado numerosas quejas a través de las redes sociales. Los afectados no descartan poner una demanda conjunta.

La principal queja es la cola «de hasta tres y cuatro horas» para acceder al pabellón. Los hay que optaron por no entrar al recinto, según denuncian.

30 euros, 10 consumiciones
Las críticas también son por lo que consideran los denunciantes en  las redes, las colas en la barra para pedir una consumición. La fiesta tenía una entrada de 30 euros en los que se incluían 10 consumiciones.

En declaraciones a Baixpenedesdiari.cat los organizadores justifican las colas «por los filtros que tuvimos que hacer porque los menores debían ir debidamente etiquetados ya que no se les puede vender alcohol».

Añaden además que tuvo que realizarse un estricto control de entradas tras el aviso de los Mossos de que se estarían vendiendo falsificadas en el exterior del pabellón.

Hubo orden
Sin embargo asistentes a la fiesta han inundado la red de quejas. Consideran que había poco personal para atender en la barra o pocos lavabos portátiles.

 Los organizadores entienden las protestas por la espera «de dos horas» pero defienden que actuaron de manera responsable. No hubieron problemas de orden ni de afectación de alcohol en menores, destacan.

Explican que el personal estaba dimensionado y que había 8 porteros y dos agentes de seguridad con placa. «Más de lo que exige la Ley». La organización cifra en 181 las personas que optaron por no acceder a la fiesta por las colas y señala que se atenderá a sus quejas.

El alcalde de Bellvei, Fèlix Sans, señala que el Ayuntamiento alquiló la instalación y exigió que se cumpliesen todas las medidas de seguridad. Sans destacó el haber logrado un equipamiento para acoger actos multitudinarios después de años en lo que debían rechazarse al no estar el pabellón preparado.

 

Temas

Comentarios

Lea También