Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Roda de Berà adapta la ‘burricada’ a los requisitos de los animalistas

Algunas de las medidas adoptadas son la presencia de un veterinario, la cancelación del acto del rodeo, y el límite de peso de los jinetes durante las carreras

Alba Nebot

Whatsapp
Una de las carreras que se celebran durante la ‘burricada’ de Roda de Berà. Foto: cedida

Una de las carreras que se celebran durante la ‘burricada’ de Roda de Berà. Foto: cedida

La ‘burricada’ de Roda de Berà ya no contó con el rodeo, un concurso para determinar el último en caer del lomo de un burro, contó con un veterinario que controló la fiesta, y se prohibió que los jinetes pesaran más de un tercio que el burro que montaban. Así se decidió después de semanas de conversaciones y negociaciones con la asociación malagueña El Refugio del Burrito para llevar a cabo un acto que satisficiera a todos los involucrados.

Y es que la la ‘burricada’ tiene como protagonistas a los burros, lo que puso en pie de guerra a los grupos y asociaciones de protección de los animales, que criticaban la violencia y el poco respeto con el que se trataba a los animales en ediciones anteriores.

Según el alcalde, Pere Virgili, la ‘burricada’ «no dejará de celebrarse, es un acto ininterrumpido desde aproximadamente el año 2000, pero se puede adaptar a los tiempos que corren y que los animales no sufran». De hecho, el alcalde asegura que siempre han controlado que los animales estuvieran en buen estado de salud y que no se cometieran abusos. La voluntad del consistorio, según Virgili, es que las fiestas se puedan realizar «sin ningún percance», por lo que han facilitado todo lo posible la participacción de El Refugio del Burrito. Esta asociación estuvo ayer durante la carrera de burros, para supervisar que todo estuviera correcto. Por ejemplo, una de las condiciones que el Ayuntamiento ha aceptado es que los animales tengan entre 5 y 15 años, para garantizar que no estan aún creciendo o demasiado viejos. Una de las tareas de la asociación fue comprobar que este y todos los demás requisitos se cumplieran. Además también pudieron explicar sus ideales, repatir informacion y vender el merchandaje de la asociación.

Las asociaciones en defensa de los derechos de los animales han recogido cerca de 12.000 firmas

El alcalde considera que es la mejor solución posible, ya que no cierra la puerta por completo a ninguna de las partes implicadas. Las quejas recibidas por la administración hasta ahora, asegura Virgili, no habían sido muchas, solo alguna puntual durante el mismo acto.

Aunque la legislación se ha endurecido y la crítica social las ha perjudicado, aún existen varias fiestas con animales en el territorio tarraconense. Sin ir más lejos,El Morell hace un acto con vaquillas llamado tempta de vaquetes, y las localidades de las Terres de l’Ebre, conocidas por realizar los llamados correbous, como Camarles o Sant Carles de la Ràpita.  

Las críticas hacia las fiestas con vaquillas són más habituales porque hay menos poblaciones que realicen actos con los burros en el centro de atención.

La polémica ‘burricada’ se celebró ayer a las seis de la tarde en el aparcamiento de la zona deportiva de Roda de Berà, un acto que el mismo programa de fiestas describe como «divertidas pruebas de resistencia sobre un burro».

Temas

Comentarios

Lea También