Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou hace trilingüe su directorio tras la queja de un vecino al Síndic

La rotulación ya está terminada desde esta semana. Además del Ayuntamiento, en las playas también hay señalización en inglés

Jordi Cabré

Whatsapp
Un ordenanza del Ayuntamiento señala una de las dependencias. Cada columna está escrita en un idioma. Foto: dt

Un ordenanza del Ayuntamiento señala una de las dependencias. Cada columna está escrita en un idioma. Foto: dt

El mismo lunes, en un abrir y cerrar de ojos, el directorio de las cinco plantas del edificio consistorial de Salou se puede leer en tres idiomas. Es la única localidad catalana que ha apostado por el trilingüismo para rotular las diferentes dependencias municipales y facilitar a los vecinos o usuarios una mejor comprensión de dónde está el despacho o el departamento demandado por el ciudadano.

«Asumimos un compromiso y lo hemos cumplido», explica el concejal de Serveis Generals, Qualitat i Noves Tecnologies, Jesús Barragán. «Este semana se ha rotulado en los tres idiomas, uno más de la sugerencia de este vecino y con el propósito de facilitar la comprensión de cada uno de los departamentos y áreas a los ciudadanos que acudan al consistorio», añade el edil.

La rotulación ha supuesto una inversión de un millar de euros de las arcas municipales y se ha aprovechado la contratación de esta empresa, Sigma, para hacer un cambio de nomenclatura en otros puntos del edificio y «actualizar otros nombres de áreas que están desfasadas, ya que tienen el nombre de cuando se abrió esta nueva sede y que han cambiado con los años», apunta Barragán.

La queja ‘traspapelada’

El nuevo ayuntamiento de Salou, estrenado en 2006, tiene repartidas en cinco plantas sus dependencias municipales. Hace justo un año, concretamente el 10 de junio de 2016, un vecino presentó una instancia al Ayuntamiento para que el nombre de los directorios que orientan a las personas en el edificio estuvieran, además del catalán, en castellano. La sugerencia del vecino se ‘traspapeló’ y éste fue más allá presentándola al Síndic de Greuges. Barragán admitió hace unos meses que fue un error municipal y pidió disculpas por este traspapeleo involuntario.

Ese ciudadano se molestó por la falta de una respuesta salouense y la reenvió al Síndic de Greuges. La entidad, una vez recibida la carta del vecino, pidió explicaciones al Ayuntamiento por el silencio administrativo a la pregunta del vecino.

Con la llamada del Síndic, el Ayuntamiento se puso las pilas y encargó un informe jurídico para conocer hasta qué punto estaba obligada la administración local a rotular en otros idiomas más allá del catalán. El informe no obliga a rotular en otro idioma. El reglamento del Ayuntamiento es de 1992, justo después de la Segregación.

El 19 de enero Salou acordó rotular en castellano y en inglés el directorio y subsanar el error con este vecino. «Queremos facilitar las gestiones a todos los ciudadanos y si con el trilingüismo ayudamos, mucho mejor para todos», concluye el edil.

El Ayuntamiento no tiene, a priori, que rotular en castellano y en inglés ningún otro edificio municipal. Barragán considera que la ciudad utiliza símbolos internacionales que facilitan la comprensión a todo el mundo.

Temas

Comentarios

Lea También