Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Salou se llena de mil colores con el Cós Blanc

Veintiocho colles participan en la cita, reuniendo a una gran multitud de vecinos y turistas que no han querido perderse uno de los eventos más importantes de la fiesta mayor
Whatsapp
Las carrozas y disfraces invadieron la calle Ciutat de Reus durante el Cós Blanc de Salou, que reunió a miles de personas. Foto: Alba Mariné

Las carrozas y disfraces invadieron la calle Ciutat de Reus durante el Cós Blanc de Salou, que reunió a miles de personas. Foto: Alba Mariné

Miles de personas se reunían ayer en la calle Ciutat de Reus de Salou para celebrar una de las fiestas más esperadas de esta temporada: el Cós Blanc. Como cada año, la calle se volvió a llenar de cañones que disparaban los 25.000 kilos de confeti a los participantes de las carrozas y al público en general, llenando la vía de colores. La música no ha podido faltar en este evento que marca la inminente llegada del Carnaval en el resto de la provincia. Jóvenes y no tan jóvenes no han querido perderse esta fiesta. Muchos de los asistentes, aun sin participar en las carrozas, también fueron disfrazados a la calle Ciutat de Reus, adelantando por un día el Carnaval.

Las veintiocho colles que han participado en esta edición han adoptado la originalidad y las ganas de pasarlo bien por bandera. Unas 2.500 personas disfrazadas han formado parte de estas comparsas llenas de alegría y música. Aunque el inicio del Cós Blanc no fue hasta las siete de la tarde, los integrantes de las colles se reunieron previamente en la calle Advocat Gallego, desde donde salieron en orden. La música empezó a sonar, creando un ambiente que luego se alargaría hasta la noche. Seguidamente, las carrozas se dirigieron hacia la calle del Carrilet, la calle de Joan Manuel Muñoz y la Vía Roma, para después llegar a la calle Ciutat de Reus. Otra de las calles concurridas que se pudieron ver ayer fue la calle Barcelona. En total, todas las carrozas realizaron este recorrido en dos ocasiones, inundando estos tramos con confeti.

Los disfraces que llamaron más la atención fueron los de los relojes humanos de la Colla Grup Espai, las pornochachas de la Colla Gastronòmica, los Robin Hood del Ampa Escola Salou o los gnomos y hadas de la Colla Casc Antic. También hubo disfraces más tradicionales, como es el caso de la Colla Ampa Escola Santa Maria del Mar, que fueron de egipcios, o el AMPA Escola Elisabeth, que escogieron el disfraz de payasos. La Colla Dimecres, por su parte, prefirió un disfraz que recordaba al proyecto BCNWorld, disfrazando a sus miembros con trajes propios de un casino. Como ya es tradición por estas fechas, tampoco pudieron faltar las amas de casa con barba o las cheerladers con testosterona. Las risas y la deshinibición invadieron las calles durante unas horas, haciendo reina a la diversión y la fiesta.

El tiempo, por otra parte, jugó a favor de los asistentes, dando un pequeño respiro al Cós Blanc de Salou. Los siete grados de temperatura permitieron pasar un buen rato tanto al público como a los miembros de las comparsas.

 

Cós Negre

El plato fuerte de la jornada de ayer era el Cós Blanc, pero no el único. Por la mañana, el pasacalles de las carrozas empezaron su recorrido a las once para calentar los motores. Y por la noche, una vez las calles Barcelona y Ciutat de Reus quedaron desiertas de niños recogiendo confeti del suelo, los más mayores se dirigieron a la carpa situada en el Envelat. Por primera vez, se celebraba el Cós Negre, un evento especialmente pensado para un público joven.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También