Costa Transporte

Salou tendrá cuatro trenes directos con Barcelona a partir de mediados de marzo

La Generalitat asegura que se está trabajando para mejorar el servicio ferroviario del Camp de Tarragona

NÚRIA RIU

Whatsapp
El secretario de Infraestructures i Mobilitat, Isidre Gavín, en un momento de la intervención en la Cambra de Comerç de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

El secretario de Infraestructures i Mobilitat, Isidre Gavín, en un momento de la intervención en la Cambra de Comerç de Tarragona. FOTO: PERE FERRÉ

Salou ganará trenes directos con Barcelona a partir del próximo mes de marzo. Así lo aseguró el secretario de Infraestructures i Mobilitat de la Generalitat, Isidre Gavín, que ayer participó en la jornada Bon dia Tarragona de la Cambra de Comerç de esta ciudad. En concreto, la propuesta de mejora de la R-17 con la que se está trabajando incluye cuatro convoyes en cada sentido de la marcha, que entrarían en funcionamiento en la segunda quincena del próximo mes. Esto evitará que los usuarios salouenses tengan que hacer transbordo en Tarragona, como vienen haciendo desde el pasado 13 de enero, cuando entró en funcionamiento la variante del Corredor del Mediterrani.

Renfe confirmaba esta información y aseguraba que esta mejora en el servicio demuestra el «buen entendimiento» entre el titular y el operador. Ambas partes están ultimando una renovación del contracto de servicios de cara a los próximos quince años. Sobre al respecto también habló Isidre Gavín durante su intervención en la Cambra. El representante de la administración catalana afirmó que el diálogo con el presidente de Renfe es «fluido». Y, de hecho, ambas partes están negociando una mejora en el servicio ferroviario para el Camp de Tarragona que permita «reconducir una situación que ha generado una frustración general», según aseguraba Gavín.

La Generalitat afirma que, a partir de las conversaciones con los alcaldes del territorio, ha recogido la relación de situaciones para dar una respuesta. Entre los cambios que quieren introducirse está volver a una situación con horarios «cadenciales» y «ordenados» que garanticen trenes cada treinta minutos o cada hora, en función del municipio. «Lo siento. Esto está a medidas. Todos necesitaremos un poco de paciencia porque deberemos seguir durante muchos años así», confesaba Gavín. El escenario final con el que está trabajando la administración catalana es el del tren-tranvía, en este corredor desde Cambrils a Tarragona.

Gavín apuntó que este es el proyecto «estrella» ya que para la Generalitat «es muy importante». Y, en este sentido, justificó que el desmantelamiento de la vía es de «obligado cumplimiento» ya que existe una declaración de impacto ambiental. El número dos del departamento que lidera Damià Calvet considera que «los alcaldes y los habitantes de la costa también tienen derecho a pedir que se saquen las vías». Pese a ello, afirmó que «no desaparece una infraestructura, sino que será sustituida por otra de nueva».

El Govern, a través de Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya (FGC), tiene en marcha los estudios informativos para la implantación de este servicio. Está previsto que estos se darán a conocer «antes del verano». Paralelamente, Adif debe licitar el proyecto de desmantelamiento de la vieja infraestructura. El objetivo es que ambas intervenciones puedan acompasarse, para que en algunos tramos la actuación que deba hacerse sea mínima.

Con el nuevo sistema tranviario quiere garantizarse un servicio «eficiente» e «integrado en las tramas urbanas», con trenes cada veinte minutos en temporada alta, mientras que durante el resto del año será de cada cuarenta minutos.

Gavín también quiso paliar las críticas del sector del transporte por carretera, que es escéptico con este proyecto. «No se trata de centrar el debate en si autobús o tren, o si tren o tranvía. La clave de todo es la movilidad», decía.

En esta mejora del servicio de transporte del Camp de Tarragona, la Generalitat defiende también la estación de Bellissens y el proyecto de la estación intermodal en el sur del aeropuerto.

En cuanto al transporte por mercancías, Gavín aseguró que la reivindicación de Tarragona de sacar estos convoyes por el interior es «muy lógica» y que «debe resolverse». En este sentido, apuntó que el Govern de la Generalitat tiene una propuesta con diferentes alternativas para ver cuál es la mejor solución. Pese a ello, reconocía que «el interruptor lo tiene Adif. Nosotros no podemos hacer nada».

Sobre al respecto también habló la presidenta de la Cambra de Comerç, Laura Roigé, quien pedía que «se acabe de una vez por todas el tercer carril». El ente cameral considera que deben acelerarse y finalizarse los trabajos para que puedan salir las mercancías hacia Europa y que, a partir de ahí, es cuando deben estudiarse y plantearse las alternativas para la solución definitiva. Las obras de implantación del tercer carril en el tramo entre Castellbisbal y Martorell supondrán que este verano haya importantes afectaciones tanto para el transporte de viajeros y como de mercancías.

Temas

Comentarios

Lea También