Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Suspendido de trabajo por un mes el inspector de la Policía Local de Torredembarra

El alcalde Eduard Rovira (ERC) se reunió ayer con Josep Gili para comunicarle la decisión. El funcionario recurrirá
Whatsapp
Foto: ACN/DT

Foto: ACN/DT

Josep Gili llevaba varios meses de baja. Una operación de hernia discal lo había apartado de sus funciones en la Policía Local. Es el inspector jefe del cuerpo de seguridad local. Esta mañana, tras solicitar el alta voluntaria hacía unos días, iba a reincorporarse a su puesto de trabajo. «Estamos a las puertas del verano y ya estaba mejor para volver», declaró al Diari.

Sin embargo, el nuevo gobierno torrense tiene otros planes para Gili. El alcalde, el republicano Eduard Rovira, se ha reunido con él a primera hora de la mañana para comunicarle que le suspendía de trabajo por un mes (de momento) argumentando que antes de reincorporarse a su puesto de trabajo hay que disipar las dos causas pendientes que tiene Gili con la justicia.

La primera de ellas es precisamente su nombramiento como inspector jefe de la Policía Local. Dentro de las diferentes piezas que tiene el Juzgado de Instrucción Número 1 de El Vendrell, hay una que investiga las presuntas irregularidades en contrataciones municipales. Y una de ellas es precisamente la elección de Gili al frente de la Policía Local.

El inspector jefe recuerda que «pueden poner en duda las bases o los criterios, pero yo oposité y gané la plaza (en agosto de 2009)».

La otra causa abierta donde Josep Gili está en calidad de imputado es en un caso de presuntas coacciones para agilizar el permiso de una terraza de verano en un restaurante del frente marítimo. «Ya me exculparon una vez y tras el recurso espero que lo hagan de nuevo», ha explicado Josep Gili.

Con las dos causas abiertas, Eduard Rovira ha decidido abrirle un expediente informativo y aplicarle medidas cautelares. Ello significa que está suspendido de trabajo, pero no de sueldo, han explicado fuentes municipales.

Gili, que se ha discutido con el alcalde en la reunión matinal, presentará recurso en las próximas horas porque «considero que apartarme de mi trabajo es ilegal y creo que es una persecución personal en toda regla».

De hecho, en 2013, ERC y el PSC ya pidieron en un plenario que el inspector jefe de la Policía Local fuera apartado de sus funciones. Ahora en el gobierno han ejecutado su petición a los pocos días de asumir las riendas del mandato.

 

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También