Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tapian una histórica casa de Calafell por riesgo de derrumbe

Durante años fue un local para arreglar bicicletas

José M. Baselga

Whatsapp
La casa tapiada.

La casa tapiada.

Es uno de las pocas viviendas de dos plantas que quedan en la playa de Calafell, aunque lleva años cerrada y en avanzado estado de deterioro.

Varias generaciones recuerdan que era un local donde arreglar bicicletas e inflar las ruedas. Durante años en su puerta colgó una pequeña bicicleta.

Pero la vivienda está en mal estado. Es propiedad de un banco, pero ahora el Ayuntamiento ha tapiado la puerta. Según explica el consistorio, es por el riesgo de derrumbe.

Los trabajos han ido a cargo de la brigada municipal, pero el Ayuntamiento reclamará el coste de los trabajos a la entidad bancaria.

Esa casa ya dio problemas por su estado. Se comprobó que uno de los nidos de ratas que afectaron al núcleo de la playa estaba en el interior. Finalmente se logró permiso para acceder y sanear esa madriguera.

Una plaga de ratas en la playa de Calafell sale del edificio de un banco (VÍDEO)

El pasado año Calafell sufrió una plaga de ratas que podían verse por el paseo marítimo sobre todo al caer la tarde. La situación obligó a una desratización y a retirar los lavabos que había en la playa ya que se detectó que en las canalizaciones bajo tierra anidaban los roedores.

Los vecinos también alertan que la casa se ha intentado okupar en diversas ocasiones. Ahora el sellado la puerta debe impedir el acceso y evitar accidentes.

En base al estado de la cubierta y el riesgo de derrumbe, no se descarta una demolición. Se sumaría a la realizada en los dos últimos meses en otro histórico local del núcleo de la playa como fue el bar de copas Baccara.

Adiós al histórico Baccara de Calafell

Fue uno de los locales míticos de la noche de Calafell. En los años 70 y 80 el Baccara fue más que un símbolo que impulsó el holandés Humbert Van der Broek. El Baccara, primero en la calle Vilamar y después en la del Carme destacaba por el ambiente y el encuentro de jóvenes.

Temas

Comentarios

Lea También