Más de Costa

Torredembarra transformará la piscina municipal en una instalación de primer orden

El proyecto que se aprobará hoy en el plenario prevé una cubierta climatizada para darle uso todo el año. Su importe roza los 1,65 millones de euros que se financiarán mediante un crédito

Jordi Cabré

Whatsapp
Así será la nueva piscina de Torredembarra

Así será la nueva piscina de Torredembarra

El Ayuntamiento de Torredembarra quiere culminar su zona deportiva con la última fase pendiente: la cubierta de la piscina municipal que permitirá su uso todo el año. El proyecto, redactado y aprobado en 2018, entrará en su aprobación definitiva este jueves en la sesión plenaria programada. Allí se dará cuenta de las características, plazos y presupuesto, que alcanza los 1,65 millones de euros a financiar mediante un crédito.

La cubierta de la piscina será la inversión más importante de los presupuestos de 2021, que como avanza el alcalde Eduard Rovira y se someterán a votación en los próximos meses.

La piscina municipal, situada en la zona deportiva de la ciudad, en la calle Rosella, se inauguró en 2011 pero no fue hasta 2016 que se puso en marcha y solo en los meses de verano. La otra piscina cubierta (aunque con una climatización precaria) es  la que está funcionando durante estos años y la que ha cubierto los meses de frio desde 2016.

Ahora, la nueva piscina cubierta debe activar los servicios todo el año, de forma que en invierno esté climatizada y en verano sus ventanales retráctiles permitan una buena ventilazación natural en la instalación.

Alturas diferentes

El proyecto aprobado mañana en el pleno se licitará a continuación con el objetivo de adelantar trámites antes de contar con el presupuesto para su ejecución, que durará cerca de 9 meses.

demás de la cubierta y sus sistema de climatización, habrá una serie de reformas de la actual piscina para poder abrir el abanico de actividades, desde la natación individual hasta clases de gimnasia en el agua o similares.

Así, explica el alcalde y el concejal de Deportes, Raúl García, la piscina retocará la base, que ahora es casi horizontal y cercano a los 2,20 metros de altura hasta la superficie. La idea es que se haga una parte menos profunda, de 1,20 metros y la otra se mantenga. Así, se puede dividir la lámina de agua en función de las actividades programadas.

Los vestuarios se retocarán y se creará una sala de espera y un solarium. Ésta ultima será un espacio sin techar que en el futuro podría albergar dos piscinas de tamaño más pequeño si fuera demandado. Además de vestuarios, solarium y una sala de espera, se reubicarán los despachos para crear un circuito de entrada y salida de la instalación deportiva.

García admite que «el proyecto es la guinda que culmina la mejora de la oferta deportiva de la ciudad» y Rovira apuntaba que «la nueva piscina cubierta podrá dar servicio a los usuarios locales ademas de los que podrían venir de municipios vecinos». El futuro de la actual piscina cubierta torrense se debatirá cuando la principal esté operativa.

Temas

Comentarios

Lea También