Más de Costa

Un bañista se clava una jeringuilla y denuncia al gobierno de Vandellòs i l'Hospitalet ‘de dejadez’

Xavier Cots está en tratamiento con retrovirales para prevenir un contagio por sida. Dice que hace tiempo que la limpieza de la playa no es lo exhaustiva que debería y el alcalde Alfons Garcia lo desmiente

Jordi Cabré

Whatsapp
Xavier Cots, en la playa de L'Arenal de Vandellòs i l'Hospitalet. FOTO: Alfredo González

Xavier Cots, en la playa de L'Arenal de Vandellòs i l'Hospitalet. FOTO: Alfredo González

Xavier Cots toma cada día dos pastillas, una de ellas es un retroviral para prevenir o contener la enfermedad del sida. El motivo de este tratamiento viene marcado desde el día 8, cuando al bajar por la tarde a la playa de L’Arenal con su mujer y unos amigos «decidí darme un baño porque hacía calor», explica. A la salida del agua, en el pie izquierdo, notó un pinchazo y la primera reacción fue que «me había clavado una astilla de un trozo de madera que estaba en la orilla», dice.

Sin embargo, al levantar el pie de la arena vio que cerca del talón tenía la aguja de una jeringuilla clavada. Avisó a su mujer, con conocimientos de farmacia, y al extraer la aguja hubo unas gotas de sangre de la herida, lo que incrementaba el riesgo de contagio del anterior usuario.

El día de playa terminó abruptamente y el matrimonio se marchó directamente al hospital de Sant Joan de Reus, donde el médico del servicio de urgencias que le atendió, le puso un tratamiento de pastillas para frenar una hepatitis y el sida. Al día siguiente, el médico de cabecera le mantuvo el tratamiento por un mes para garantizarse plena inmunidad a cualquier contagio. «La prueba del VIH ha dado negativa, pero debo hacer el tratamiento durante 30 días para que en caso de que me hubiera contagiado se frenaría el avance y se mataría el virus», explica la víctima. Las pastillas no le impiden hacer vida normal y trabajar, si bien admite sentirse muy cansado.

Denuncia a la Policía Local y al Juzgado

Xavier Cots se había pinchado en la tarde del jueves y al día siguiente, poco antes de las 9 de la mañana, volvía a Reus para hablar con el médico de cabecera. Con él, asegura, decidió presentar una denuncia al juzgado.

Lo hizo esta semana. El martes fue a las dependencias de la Policía Local de Vandellòs y presentó la denuncia. Al día siguiente, el escrito lo entró en el juzgado de guardia de Reus. «Que quede claro que no voy contra ningún trabajador ni persona de ámbito municipal. Yo presento la denuncia para que el gobierno local de Vandellòs i l’Hospitalet asuma la responsabilidad de la limpieza de playa, que últimamente empieza más tarde. Cuando se quiere limpiar la primera línea, ya hay bañistas y no se puede», explica el bañista, que vive en Vandellòs desde hace unos 8 años y es un usuario habitual de la playa de L’Arenal.

FOTO: Alfredo González

El alcalde de Vandellòs i l’Hospitalet de l’Infant, Alfons Garcia lamenta «que haya pasado este percance, pero no es cierto de que haya dejadez en la limpieza de la playa. Desde el 15 de junio y de forma sistemática se actua en las playas de L’Hospitalet y L’Almadrava desde primera hora». Garcia  le entristece que en lugar de exponer los hechos al Ayuntamiento «se ha ido a denunciar al juzgado», dejando entrever que hay un transfondo político en este suceso (el alcalde es del PSC y la víctima está en el grupo local de ERC, en la oposición).

Cuestiones políticas al margen, la queja de Cots viene porque él asegura que en primera línea de playa no se puede limpiar porque hay gente cuando llega la máquina. Según Cots el servicio empieza más tarde y es imposible poder actuar en la orilla. El alcalde lo desmiente rotundamente y asegura que el turno empieza a las 6 de la mañana desde el pasado 15 de junio y «no ha habido ningún retraso a lo largo de este mes que llevamos».

«Cots se clavó la jeringuilla por la tarde, y creo que es un hecho triste y desafortunado, pero desde que pasan a limpiar a primera hora hasta el percance hay mucha diferencia de tiempo y una cosa no tiene nada que ver con la otra», concluye Garcia. La víctima asegura que la jeringuilla ya debía estar hace algún tiempo en el agua o cerca de la orilla, según señaló el médico que la analizó.

Temas

Comentarios

Lea También