Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Un juego creado en Torredembarra, recomendado por el Sant Joan de Déu

La terapeuta gestalt Silvia Dolz ha creado una baraja de cartas para expresar emociones jugando. Su nombre es EMO
Whatsapp
Silvia Dolz, mostrando una baraja de cartas de su segundo juego, EMO. Foto: Alfredo González

Silvia Dolz, mostrando una baraja de cartas de su segundo juego, EMO. Foto: Alfredo González

Silvia Dolz es terapeuta gestalt y vive en Torredembarra. Trabaja en su propia consulta, con adultos. Pero tiene inquietudes que van más allá. Acaba de crear un juego de cartas infantil que ha sido recomendado por expertos del Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona y por la asociación que ayuda a los afectados por el Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad, además de considerarse indicado para niños con autismo o con alguna discapacidad. Se trata de una baraja de cartas que se mueve en la línea emocional. Se llama EMO. «Es un juego recomendado para niños de a partir de tres años, con preguntas sobre distintas emociones. Incentiva a los pequeños a expresar y compartir las emociones que han experimentado en situaciones concretas», explica su creadora, que ha recibido el premio del público en la categoría de juegos de mesa de la gala Ibertoy.

El juego, que está en cinco idiomas (catalán, castellano, inglés, gallego y Euskera) consiste en elegir una carta y responder a la pregunta: «¿En qué momento te sientes...?», haciendo referencia a la emoción que aparece representada. Si toca la carta con el logo EMO, el jugador puede elegir a un compañero para que responda.

«Es un juego que se adapta a la realidad de hoy en día. Siempre vamos corriendo, no tenemos tiempo para nada, y mucho menos para jugar. Esta es una buena opción para sacar una carta antes de ir a dormir y hablar con los niños jugando durante unos minutos. Aunque cada familia lo adapta a sus propias necesidades», apunta Dolz, reconociendo que EMO sirve también para el público adulto.

Otra manera de jugar, y que es especialmente recomendada para los más pequeños, consiste en salir a imitar el dibujo de la carta, de modo que los demás tengan que adivinar de qué emoción se trata.

 

El primero, MutKids

Este no es el primer juego terapéutico que crea esta vecina de la Torre. El año pasado dio a conocer MutKids, otro juego de cartas, en este caso recomendado para niños de a partir de cinco años. Cuenta con 25 cartas, y cada una contiene una pregunta emocional como, por ejemplo: «¿Cómo te sientes cuando te peleas con un amigo?» También pide imitar a un animal o cantar una canción. Las cartas están repartidas en cuatro colores y asociadas a las emociones básicas: tristeza, alegría, rabia y miedo.

Ambos juegos pueden adquirirse a través de la página web www.mutkids.es y también en algunas tiendas. Y es que Dolz los va introduciendo, poco a poco, por toda España.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También