Una mujer y dos niños intoxicados por un brasero en una casa ocupada en Calafell

El Ayuntamiento tenía constancia de que la familia estaba en otra vivienda en la que se había empadronado

JOSÉ M.BASELGA

Whatsapp
La vivienda de Segur en la que se produjo la intoxicación. FOTO: JMB

La vivienda de Segur en la que se produjo la intoxicación. FOTO: JMB

La voz de alarma alertó de que sufrían mareos y dolores de cabeza. Por suerte, pudieron salir a la calle y vomitaron. Fue clave para que la intoxicación por  monóxido de carbono no tuviese unas consecuencias trágicas.

Bomberos y Sistema d’Emergències Mèdiques (SEM) tuvieron que acudir en la tarde de este miércoles a una vivienda en la calle Cúspide de Segur de Calafell por el aviso de que unas personas se encontraban mal. Eran una mujer y dos menores.

Cuando llegaron los efectivos de emergencias atendieron a los afectados, que presentaban síntomas de intoxicación provocada por la mala combustión de un brasero encendido para calentar la vivienda y que generó el peligroso monóxido de carbono. Los afectados fueron trasladados al hospital de El Vendrell para una atención. 

Calentarse

La situación revela un caso de pobreza energética y habitacional. La vivienda en la que estaban las víctimas está ocupada y era la única manera que tenían para calentarse una vez han comenzado a bajar las temperaturas. Esos braseros ya han provocado muertes por el monóxido de carbono.

El Ayuntamiento de Calafell no tenía constancia de que esas personas estaban en la casa. Constaba que hasta hace un tiempo residían en otra vivienda ocupada en la que estaban empadronados. Pero la habían dejado y entraron en otra casa. 

El suceso revela la necesidad de disponer de viviendas para casos de emergencia

Según ha podido saber el Diari, los menores están atendidos con ayudas de los servicios sociales del Ayuntamiento para su educación y alimentación en la escuela.

Tras su recuperación está por ver dónde podrán encontrar una vivienda. La casa en la que estaban en Segur de Calafell lleva años vacía. En alguna ocasión la policía local ha tenido que intervenir y se ha tapiado. Habría que determinar si pertenece a una entidad bancaria o a un particular para intentar un alquiler social.

Frío

La llegada del frío hace temer que se enciendan chimeneas y braseros para calentar viviendas. La situación de crisis va a motivar que se busquen sistemas de calefacción más baratos, pero peligrosos. El riesgo es una mala combustión en un espacio cerrado. La acumulación del monóxido de carbono puede producir la muerte en media hora.  

Es un gas asfixiante, pero la víctima apenas nota ese adormecimiento. Al ser un gas sin olor ni color, resulta muy difícil detectar su presencia. Cuando este gas entra en contacto con la sangre y ocupa el espacio del oxígeno y llega a todos los órganos. Síntomas habituales son las náuseas, el dolor de cabeza o la pérdida de conciencia, lo que deja a la víctima inhalando ese veneno. La rápida atención de los equipos de SEM permitió estabilizar a los heridos y su traslado al hospital de El Vendrell. 

La situación revela la necesidad de activar una bolsa de vivienda para casos de emergencia habitacional. El Ayuntamiento señala que ofrecerá alquiler sociales o se pondrán contadores en aquellas propiedades gestionadas y familias para los casos que estén atendidos por los servicios sociales municipales. 

Temas

Comentarios

Lea También