Más de Costa

Una obra de Sergi Opisso para crear más espacio viario peatonalizado en Altafulla

El diseñador local pinta el oleaje en un tramo de la calle Pescadors, en el barrio marítimo

Joan Boronat

Whatsapp
FOTO: Aj. Altafulla

FOTO: Aj. Altafulla

Simboliza el oleaje y los tonos azules del mar. Este es el mural aplicado en lo que fue una simple calzada del tramo de la calle Pescadors más próximo con el Club Marítim de Altafulla, justo donde se inicia o termina-según de donde se mire-el paseo de Botigues de Mar.

El mural, que se presentó ayer por la mañana, es creación del artista altafullense Sergi Opisso. El tramo ha quedado convertido en un paso exclusivamente peatonal de acceso al Club Marítim y a la playa del Vinyet. 

Con esta medida de urbanismo táctico se persiguen varios objetivos. En primer lugar «que se respete de forma definitiva la prohibición de circular vehículos por este punto de la calle, que el incivismo hacia que el espacio posterior se convertiera en aparcamiento», admitía ayer la concejala responsable de Medi Ambient y coalcaldesa de Altafulla, Alba Muntadas.

Con la disposición adoptada se consigue también recuperar un paso peatonal y, a la postre, «dar continuidad al paseo marítimo de Botigues de Mar para enlazar con el Camí de Ronda, precisamente en la zona del Vinyet», subrayó Muntadas.

Es necesario puntualizar que la peatonalización del referido tramo no coarta el acceso de vehículos de emergencia y de servicios, puesto que se ha habilitado un callejón adyacente, perpendicular a la línea de mar que facilitará la movilidad en caso de una emergencia.

Paralelamente, desde el consistorio altafullense recuerdan que a escasos metros existe la amplia zona de aparcamiento, próxima a la estación del ferrocarril, generalmente infrautilizada.

Parking infrautilizado

Según la coalcaldesa Alba Muntadas, en breve se procederá «a mejorar la señalización de este aparcamiento disuasorio, para facilitar su localización y mejor aprovechamiento».
La estampación de este mural horizontal en el pavimento de la calle del barrio marítimo, para instaurar un tramo exclusivamente peatonal, se enmarca dentro del Plan de Gestión de la playa de Altafulla, puesto en marcha hace ya varios meses.

La actuación ha comportado también la eliminación de algunas pilonas perimetrales ya muy deterioradas y la sustitución del par de bolardos de hormigón, por sendos bloques del mismo material, más decorativos y a la vez utilizables como bancos de asiento.

La peatonalización ha tenido un coste de 8.000 euros, incluídos los trabajos de pintura, retirada de elementos y compra de los nuevos bloques de hormigón.

Temas

Comentarios

Lea También