Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Vila-seca ha creado empleo para 391 vecinos desde el inicio de la crisis

La falta de ayudas de la Generalitat activó los planes de ocupación municipales en 2007. Para 2017 habrá unas 80 plazas, 54 propias

Jordi Cabré

Whatsapp
Los trabajos que realizan las personas están coordinados con la brigada municipal y son tareas de mantenimiento y reparación en vía pública. FOTO: DT

Los trabajos que realizan las personas están coordinados con la brigada municipal y son tareas de mantenimiento y reparación en vía pública. FOTO: DT

Después de las fiestas de Navidad, Vila-seca iniciará un nuevo plan de ocupación pensado para ayudar a personas en paro. Tendrá una duración de un año, dividido en dos grupos –uno por semestre– de 25 personas cada uno. Será la undécima edición que el Ayuntamiento active sus propias políticas de dinamización laboral y que en los últimos diez años (2007-2016) se ha podido dar trabajo temporal a 391 personas, algunas de las cuales han podido reengancharse al mundo laboral tras este salvavidas.

«El origen de estas políticas de ocupación, a las que siempre hemos dado prioridad, fue a raíz de la crisis. Las ayudas de la Generalitat se redujeron y nosotros estudiamos la manera de que lo que se había hecho hasta entonces no perdiera fuelle y más ante la problemática social que se gestaba en todas partes», explica Josep Toquero, concejal de Dinamización Laboral.

En 2007, Vila-seca creó su primer plan de ocupación. Los que financiaba la Generalitat se complementaban y entre todos se podía cubrir parte de una demanda cada vez mayor de gente que se había quedado en la calle por culpa de la crisis.

Desde entonces, Vila-seca decidió que su política de ocupación municipal debía reforzarse y ampliarse en la medida de que la coyuntura económica-social de la ciudad era muy vulnerable por la crisis.

Cada año, el Ayuntamiento destina una partida importante a políticas de bienestar, que van desde las becas comedor hasta las políticas de ocupación, pasando por ayudas por pobreza energética y otras demandas provocadas por la pobreza. En 2016 se han rinvertido 2,4 millones de euros y que la partida se puede ampliar si hay necesidades urgentes. Entre estas partidas está la financiación de un nuevo plan municipal que dará trabajo a 50 personas y dos capataces. Para acceder a las plazas, después de fiestas se abrirá el periodo «y hemos tenido en cuenta que diez vacantes estén reservadas, si hay demanda, para personas mayores de 45 años, ya que es uno de los segmentos de la población más afectados por esta crisis», explica el concejal vilasecano.

Los 25 seleccionados este primer semestre y los otros del segundo tendrán una formación de 15 días para conocer qué tareas deberán acometer y obtener en este periodo el carnet de riesgo laboral. Después, en función de sus aptitudes, se repartirán en grupos coordinados por la brigada para realizar trabajos de mantenimiento, reposición, pintura... «en función de las necesidades de la ciudad en cada momento», añade el edil.

El plan de ocupación municipal se complementará con uno programado por la Generalitat para jóvenes de menos de 30 años, de forma que este 2017 habrá trabajo temporal para 80 personas en la ciudad.

Esta posibilidad de iniciarse en el mundo laboral o reengancharse tras un plazo de paro importante permite a muchos de los escogidos tener nuevas ofertas de trabajo en la ciudad. Y el Ayuntamiento incentiva a las empresas para que estos vecinos que forman parte de la borsa municipal puedan recuperar un empleo tras unos años en paro.

Josep Toquero explica que en los años 2014 y 2015 se han hecho 300 nuevos contratos incentivados y «a falta de cerrar las cifras de este ejercicio, los números seguirán la misma sintonía», concluye el edil.

Temas

  • COSTA

Comentarios

Lea También