Calafell adiestrará perros abandonados para defender a mujeres maltratadas y acompañar a gente mayor

El Ayuntamiento quiere garantizar una "nueva vida con fines sociales" a los animales que lleguen al nuevo centro de acogida

| Actualizado a 03 abril 2022 14:41
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

Calafell prevé inaugurar este verano el nuevo centro de acogida de perros, un espacio donde el consistorio se ha propuesto "ir un paso más allá" de las adopciones convencionales.

El Ayuntamiento quiere que esta perrera municipal se convierta en un lugar donde los animales puedan aspirar a disfrutar de una "nueva vida con fines sociales". Así, tiene previsto adiestrar perros de defensa para mujeres que han sufrido violencia de género o acoso, a la vez que también se formarán para acompañar personas grandes que viven solas, sin red familiar.

"No nos tenemos que quedar en los estereotipos básicos de un perro, porque el animal es un ser vivo que puede ofrecer muchas ayudas", sostiene la regidora de Bienestar Animal, Helena Rubio.

El año 2015, el municipio se propuso convertirse en villa 'pet friendly', "pero hacían falta acciones de calidad enfocadas hacia este objetivo", explica Rubio. Después de incentivar a los vecinos para que censaran a sus animales y conseguir aumentar el número de mascotas con chip, el siguiente paso ha sido disponer de un centro municipal donde atender a los perros abandonados y ofrecerles en adopción.

El último año, el Ayuntamiento recogió de la calle cerca de 150 canes abandonados o perdidos. La mayoría fueron reclamados por sus dueños, pero 24 quedaron desamparados y fueron trasladados a la protectora de animales de Torredembarra, que centraliza la acogida y adopción de perros de los municipios de los alrededores.

Con la nueva equipación de Calafell, donde se ha invertido más de 700.000 euros, el municipio tendrá 60 jaulas para poder gestionar directamente la acogida y adopción de estos animales.

Unas adopciones que el Ayuntamiento quiere que abracen un abanico amplio de posibilidades, "y no solo responder a la típica familia con niños que busca acoger un animal". Es por este motivo que, con la puesta en marcha del nuevo centro, prevén impulsar dos proyectos sociales que garanticen un nuevo futuro a los perros y, a la vez, beneficien emocionalmente a las personas que los acojan.

Por un lado, está previsto adiestrar determinadas razas para "proteger" a mujeres víctimas de violencia machista. Rubio precisa que el proyecto no está pensado tanto solo para perros de razas potencialmente peligrosas, sino que se valorará a cada animal que llegue al centro y también podrían entrar en el proyecto animales procedentes de otras protectoras.

La regidora apunta que "muchas víctimas de violencia de género disponen de una pulsera que les permite garantizar una distancia con su agresor", pero lamenta que "hay menos protección de la deseada, porque a muchas mujeres no se les concede este dispositivo". Rubio asegura que ofrecerles un perro de defensa "puede ser muy importante para su estabilidad" y sostiene que "permite ofrecer herramientas a allá donde no llega la justicia".

Por otro lado, la previsión es que en el nuevo centro de acogida de Calafell también se adiestren perros para hacer compañía a los abuelos. Rubio recuerda que el municipio ofrece el servicio 'Buen día' a los vecinos mayores de 80 años que no tienen red familiar, a los cuales cada mañana Servicios Sociales les hace una llamada para garantizar su bienestar. "A menudo no hablan con nadie más durante todo el día, y tener un animal de compañía les puede dar mucha vitalidad", apunta, añadiendo que la iniciativa busca "motivar los sentimientos de la gente mayor para que no entristezcan".

Rubio explica que el compromiso de sacar al perro a pasear y tener compañía en casa son elementos que mejoran la salud emocional de estas personas, "porque pueden crear un pequeño núcleo familiar y vivir una belleza de más calidad". La regidora puntualiza que la responsabilidad no recaerá al 100% sobre los abuelos que acojan los animales, los cuales dispondrán de una persona que tutorizará esta adopción. Calcula que hay más de 80 vecinos a quienes los podría interesar esta iniciativa.

Más a largo plazo, Rubio avanza que la intención es ampliar las finalidades sociales de la nueva perrera. Ofrecer terapias para niños con autismo o adiestrar perros para actividades específicas en las residencias de abuelos son otras propuestas que el Ayuntamiento tiene previsto iniciar los próximos años, a la vez que se quiere potenciar las instalaciones como centro formativo. "Queremos aprender todo lo posible de expertos y voluntarios", resalta.

Y es que el centro funcionará con personal municipal, pero también beberá de las aportaciones de entidades animalistas, puesto que la previsión es "disponer de una amplia red de voluntarios" que permitan desplegar los diferentes proyectos y cuidar de los animales. Este voluntariado, añade, también está previsto que se involucre en el funcionamiento del nuevo centro de recuperación de felinos que abrirá puertas en el municipio, con espacio para unos treinta gatos.

El Ayuntamiento está ahora haciendo los últimos trámites con la Generalitat para obtener los permisos de apertura de las dos equipaciones, un proceso que Rubio calcula que se alargará cerca de dos meses. Confía que puedan entrar en funcionamiento este verano, "o en septiembre a lo sumo". "Si queremos ser un municipio 'pet friendly', hacen falta acciones para fomentar este sentimiento y defender este sello de calidad", arrecia Rubio.

Comentarios
Multimedia Diari