Los vigilantes de la playa de las tortugas de Calafell

El nido debe tener vigilancia permanente durante dos meses para intentar que la puesta sea un éxito. Está previsto que las tortuguitas nazcan a mediados de agosto

| Actualizado a 06 julio 2021 09:54
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Porque hemos de cuidar el medioambiente y poder colaborar en que la puesta tenga éxito va a ser una satisfacción», explican los voluntarios que custodian el nido de la tortuga careta, una especie protegida, que desovó hace unos días en la playa de Calafell.

Desde ese momento fue necesario establecer una vigilancia durante las 24 horas para garantizar la conservación del nido.

Los voluntarios realizan turnos de cuatro horas durante todo el día. También los hay que revisan la arena por si hay rastros que indiquen que más tortugas han entrado en la playa para depositar sus huevos.

En los próximos días la tortuga que realizó la puesta en Calafell podría regresar para enterrar más huevos en la arena. El próximo 18 de agosto podrían eclosionar los primeros, ya que, protegidos bajo la arena, tienen un periodo de incubación de unos dos meses.

18 de agosto

Pero para preservar el nido de vándalos o predadores es esencial la tarea de los voluntarios. También para informar a la población de la presencia del nido y del significado ambiental de que la tortuga haya escogido la playa de Calafell y cómo ayudar al éxito de la puesta.

Oriol es uno de los voluntarios que participan en los turnos. Acude expresamente desde Santa Perpètua de la Mogoda (Vallès Occidental) «para colaborar». Debe hacer turnos de mañana, ya que tiene un largo trayecto en tren para llegara casa. Laura, otra de las voluntarias, es de Sant Sadurní d’Anoia; Marina, de Cunit; Carme, de El Vendrell, y Marc, de Calafell.

En sus guardias no han tenido problemas por vandalismo, aunque en la noche de Sant Joan tuvieron que pedir que no se lanzasen petardos en el entorno más inmediato al nido. Por lo demás «mucha gente pregunta y les hace ilusión que puedan nacer las tortugas en esta playa».

Formados

En este sentido, la tarea informativa de los voluntarios, formados y coordinados por el grupo Gepec, es esencial para concienciar a la población para el respeto de la puesta.

Porque la tranquilidad es esencial. La tortuga que desovó en Calafell pudo haber salido primero en la playa de Salou, pero al ser molestada buscó una zona más tranquila y la encontró en Mas Mel de Calafell.

De momento se han podido mantener los turnos de vigilancia, pero hay franjas horarias en las que faltan voluntarios. El Gepec ha abierto un enlace en su web para poderse inscribir indicando en qué horas se está disponible y coordinar las guardias

«Es importante que los bañistas tengan cuidado porque en la zona podrían salir más tortugas a desovar», alertan los vigilantes. En el caso de observar a un ejemplar no hay que tocarla ni iluminarla con luces o flashes de cámaras. Hay que avisar al teléfono 112 y alertar del avistamiento indicando la zona donde el ejemplar ha podido desovar. De momento los voluntarios están junto al cercado que delimita el nido y explican a todos la importancia de la presencia de la puesta.

Comentarios
Multimedia Diari