Una acera para 'humanizar' la C-31 en Segur de Calafell

Las obras para mejorar el acceso a poblado ibérico deben ser el primer paso para cambiar la imagen de la travesía

| Actualizado a 26 marzo 2022 11:31
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

La mejora de los accesos a la ciudadela íbera de Calafell por el camino que transcurre junto a la carretera C-31 es de hecho un primer paso para un nuevo tratamiento de la zona con vistas a que la carretera quede integrada en una trama urbana y que pase a ser de titularidad municipal.

Los trabajos son para hacer una acera junto a la carretera entre el acceso a la urbanización Alorda Park  y el yacimiento íbero. La acera contará con arbolado y bancos. Estará separada de la travesía ya que quedará  más elevada de la calzada y habrá un muro de separación.

El alcalde de Calafell, Ramon Ferré, detalla que esa barrera de separación entre peatones y vehículos «no será como la de las barreras new jersey colocadas en la travesía de Cunit» y que ha generado quejas de los vecinos por su impacto y que ha dejado un aspecto de autovía.

 

Los trabajos han comenzado hace unos días y deben ser el inicio de la transformación de la C-31 desde la rotonda de la Cruz Roja hasta el límite con Cunit pasando por todo Segur de Calafell.

El Ayuntamiento pide que la travesía pase a ser un vial urbano que tenga en cuenta una trama de ciudad muy poblada y que los vecinos deben cruzarla de manera constante a diario.

El objetivo es que sea una especie de bulevar con aceras más anchas, espacios verdes  y habilitar un carril bici en todo el recorrido. Además de la mejora urbana el objetivo también es lograr reducir la velocidad a la que circulan algunos conductores. Es un proyecto que ya vislumbra el consistorio según el planteamiento aprobado entre 2007 y 2011.

Sin fecha
En todo caso ahora comienza a adecuarse el tramo que pasa junto al poblado íbero y no hay fecha para abordar el resto de la travesía.

De cumplirse las previsiones para que la travesía pase a ser una calle está el temor de que haya un colapso de circulación en periodos estivales y fines de semana. Por ello se reitera que la solución para la movilidad  de paso es que la autopista C-32 haga de ronda litoral gratuita entre Cubelles y El  Vendrell.

 
Las obras en la carretera obligan a cambiar el acceso al poblado íbero que ha quedado cortado a la altura del núcleo de Bellamar.
Por ello ha quedado habilitada una ruta alternativa para poder acceder caminando al poblado. El trazado pasa por el puente de Bellamar, sigue por la calle Altafulla y continúa  hasta el puente de Mas Mel. 

Desde allí se ha abierto un camino que llega hasta el aparcamiento de la antigua discoteca Louie Vega, donde hay un acceso al yacimiento.

Comentarios
Multimedia Diari