Ahora Oscárboles te toca canciones y te echa el tarot

El cantautor tarraconense Oscárboles ha diseñado junto a su padre un tarot basado en los mitos, los personajes y las moralejas de su obra. Este viernes, concierto en el Espai Jove Kesse

Raúl Cosano

Whatsapp
Oscárboles (izquierda) junto a Joan Noguera, su padre, y el tarot de sus canciones. Foto DT

Oscárboles (izquierda) junto a Joan Noguera, su padre, y el tarot de sus canciones. Foto DT

Dice Óscar Noguera Ciprés –Oscárboles en el mundo artístico y musical– que la sacerdotisa que ha dibujado su padre en su tarot es «bonita, humilde, respetable ella; siempre aprendiendo y estudiando; acumulando poder sin ego, ni avaricia». «Para mí la sacerdotisa es la que piensa y de alguna manera crea en forma de aire la Medusa. Por eso la medusa presente en la canción de 'La más corta' es muy simbólica». En ese tema el protagonista va a una playa nudista con una chica, que se desenamora al verle, hasta que una medusa le pica en sus zonas nobles. 

El cantautor tarraconense Óscar ha alumbrado su último experimento: un tarot de 78 cartas y un comodín ilustrado por su padre, Joan, en el que se reflejan 33 canciones, algunas antiguas y otras que se grabarán próximamente. «Todo comenzó cuando una astróloga me miró la carta astral y me dijo que tenía cualidades para la astrología y el tarot. Eso me despertó, me apunté a un curso y convencí a mi padre». Ahí descubrió que «todas las cartas tienen sus significados» y así «quisimos ilustrar en un tarot personajes, energías, pasajes que aparecían en mis canciones».  Joan Noguera, que ya había hecho alguna incursión en la viñeta y la ilustración, se puso manos a la obra, dibujando la baraja, también con referencias cercanas a Tarraco o a la cultura catalana. 

No estaba lejos la obra músicoliteraria de Oscárboles, trovador irreverente, mordaz e intenso de la enseñanza, de todo ese esoterismo. En su tragicomedia líricocuentista –la música que, recuerden, enamoró a Laura Pausini allá por 2018 cuando participó en el talent 'Factor X'– había claves del tarot, porque son resortes decisivos de la vida. «Al ser un contador de cuentos, vimos que todo ese mundo de moralejas, de mitología, de arquetipos del tarot eran equiparables a nuestra vida. El tarot reúne a todas las energías del universo y del ser humano. En cualquier cuento, mito o leyenda puedes encontrar factores con los que al final acabas dando consejos o hablando de inquietudes, de soluciones, de cómo identificar problemas o compensarlos». 

Un ejemplo es la carta El loco, la primera del mazo, el arranque, el chispazo. Ahí aparecen la viejita, que es el zángano de su canción 'La colmena', que es la pulsión sexual con la que va detrás de la reina, o un escroto como bolsa de equipaje, que pertenece al tema de 'La mirona y el exhibicionista', «en ese mostrarse al mundo sin prejuicios». O la rueda de la fortuna, que habla de lo imprevisible y remite a la canción Mi culo, que va sobre la consecución del deseo. 

El tarot, pues, ha dado otra dimensión a esas canciones narrativas y torrenciales marca de la casa, trufadas de letras extensas, juegos de palabras, desenfado y humanidad. «Estas cartas son una buena excusa para hablar del tarot, que es un mundo que estaba ahí, en las canciones», cuenta él, que en directo hasta se puede atrever a echar las cartas al público. «Una lectura con bondad del tarot siempre traerá buenos consejos», cuenta Oscárboles, que sigue preparando canciones para su próximo disco –estos días graba un narcocorrido lleno de drogas, asesinatos y venganza– mientras presenta la nueva obra en directo. «Sigo con el humor pero ahora intento mostrar más la profundidad, que se haga más hincapié en la moraleja», dice.   

Tras actuar en Madrid, este viernes tocará en el Espai Jove Kesse (20 horas), donde presentará su tarot, junto a canciones nuevas y antiguas. El 28 de noviembre llevará su espectáculo a Barcelona.  

Temas

Comentarios

Lea También