Más de Cultura

Cultura Covid-19

El Festival Deltebre Dansa se queda en mínimos

El certamen referencia en Europa en el ámbito de la danza contemporánea anula los espectáculos y los cursos de iniciación.

Gloria Aznar

Whatsapp
El bailarín, coreógrafo y director del Deltebre Dansa, Roberto Olivan.

El bailarín, coreógrafo y director del Deltebre Dansa, Roberto Olivan.

«Hemos llegado a la conclusión de anular todos los espectáculos de carácter público así como los cursos de iniciación del Deltebre Dansa», explicaba ayer el coreógrafo y director del certamen, Roberto Olivan. La causa no es otra que el brote de Covid-19 en el municipio del Baix Ebre, con un centenar de afectados, una noticia que ha caído como un jarro de agua fría entre los habitantes de Deltebre, quienes se quedan un año más, el segundo, sin uno de los festivales de referencia de danza contemporánea en Europa

«La interacción con el pueblo se ha anulado por prudencia y responsabilidad. Hemos tenido que minimizar el contacto entre personas» y aunque les han llegado comentarios pesarosos al respecto, «la gente piensa que es una decisión acertada dada la situación que se está viviendo».

El objetivo es preservar la salud de público, artistas y habitantes de la localidad.

Así las cosas, el certamen solo mantiene las actividades profesionales, por lo que los 120 bailarines participantes, principalmente europeos, recibirán formación de una quincena de profesores de prestigio internacional. Y todo bajo estrictas medidas de seguridad. Tal como señala Olivan, «nos aseguramos al 100% de que todas las personas que tienen que venir presentan su PCR negativo, de antígenos o la pauta de las vacunas». Esto vale para artistas, profesores, técnicos u organizadores. En caso de que no fuera posible, se les puede practicar in situ.

Primer día del Festival, ayer en Deltebre.

Formatos digitales
Los implicados en la organización del Deltebre Dansa han trabajado durante más de un año para presentar un formato adaptado a la Covid-19 y, en el último momento, se han tenido que reinventar. «Llevamos prácticamente seis versiones del festival. Finalmente ahora hemos podido llegar a hacer una actividad consensuada con el Ayuntamiento, tomando unas medidas muy estrictas. Pero, igual que la vida continúa, igual que la restauración trabaja, que la gente puede ir a las playas o los centros deportivos están abiertos, la cultura también tiene que continuar, mientras esté dentro de un control sanitario», comentaba ayer Olivan.

Con el objetivo de llegar a todos los estudiantes y profesionales que no se pueden desplazar a causa de la pandemia, Deltebre Dansa incorpora actividades en línea, seis workshops y cuatro conferencias. «Hemos querido que puedan seguir disfrutando del festival, formándose a distancia, a través de esta programación desde su casa en la India, México o Argentina», resalta el bailarín y coreógrafo.

Participantes, ayer en el primer día del Festival.

Por lo que respecta a las clases, estas se impartirán por el equipo docente de Deltebre Dansa y se retransmitirán en directo desde el Obrador, Espacio de Creación, uno de los centros neurálgicos de la presente edición. Paralelamente, las conferencias virtuales que habitualmente complementan la formación de los alumnos se podrán seguir en directo a través de internet, aunque con inscripción previa de cinco euros, a través de www.deltebredansa.com.

En los próximos días se devolverá el importe de las entradas al público que haya adquirido localidades en algunos de los veinte espectáculos anulados. «Esperemos que el próximo 2022 podamos volver al festival que todos recordamos», deseó Roberto Olivan.

Temas

  • Roberto Olivan
  • Deltebre Dansa
  • Deltebre
  • Coronavirus
  • Covid-19
  • danza contemporánea
  • artes escénicas

Comentarios

Lea También