Más de Cultura

El Vendrell hace gala de su orgullo

La muestra. La exposición recoge la ‘Época Dorada’ que marcaron Casals, Fenosa, Guimerà y Nin

José M. Baselga

Whatsapp
2512_EXPOSICIO_PAU_CASALS_VENDRELL_CULTURA.jpg

2512_EXPOSICIO_PAU_CASALS_VENDRELL_CULTURA.jpg

Pocos lugares pueden tener el privilegio, y la responsabilidad, de atesorar el legado de personajes como el músico y humanista Pau Casals, el escultor Apel·les Fenosa, el dramaturgo Àngel Guimerà y el político Andreu Nin. 

Fue una extensa época dorada desde la óptica del presente. «Catalunya no sería lo mismo sin la aportación de ellos». Ni tampoco lo sería El Vendrell, destacan los comisarios de una exposición que acoge el centro cívico L’Estació y que intenta que los propios vecinos conozcan esa historia. Y hagan gala de ella. 

Andreu Nin en la Conselleria de Justicia. Foto: Palau Robert

La exposición L’Època Daurada: Casals, Fenosa, Guimerà i Nin, es  la continuidad de la que ha acogido durante meses el Palau Robert de Barcelona para dar a conocer el legado de esos personajes. Una exposición en la capital que ha mostrado ese orgullo de El Vendrell al mundo desde el cosmopolitismo de Barcelona.

Hacia adentro
Pero la exposición debía también mirar a su interior. Para que los propios vecinos de El Vendrell tengan conciencia de un legado cultural del que tienen la responsabilidad de mantener. Porque incluso ahora, pese a los esfuerzos de fundaciones y museos como los de Pau Casals, Fenosa o Guimerà, todavía hay quien prefiere cerrar los ojos y perderse una pasión. 

Imagen de Àngel Guimerà. Foto: Fons Biblioteca de Catalunya

Casals, Fenosa, Guimerà y Nin, abarcan una época dorada que abraza desde la Renaixença a la modernidad con una  diversidad de disciplinas que trascendieron a nivel mundial y que siguen siendo un símbolo de paz y de libertad. Referentes en las circunstancias cronológicas e históricas que vivieron todos ellos y que les llevó a ser símbolos. 

La singularidad de la muestra es que aúna a los personajes en una misma exposición. Poner el pedestal el concepto de El Vendrell como cenáculo internacional de la costa catalana. 
Porque si Cadaquès, Tossa de Mar o Sitges son sinónimo de cultura con mayúsculas, El Vendrell reclama ese mismo reconocimiento. Si no se conoce, quizá, es porque ni había un discurso que los unificase. 

Pero paro para ello es necesario conocer esa historia conjunta y singular de cada uno de los personajes. Las huellas que dejaron en la localidad y que son identificables con sólo abrir los ojos. La exposición en el centro cívico L’Estació de El Vendrell permite esa mirada.

En conjunto
La muestra acompaña en un recorrido por cada uno de los personajes. Vinculado a sus épocas. Con sus creaciones y sobre todo su presencia en la localidad. «Estaba pendiente patrimonializar de manera conjunta todo ese legado. No se había acotado esa dimensión cultural», señala uno de los comisarios de la muestra, Miquel García, director de la Fundació Fenosa. 

Apel·les Fenosa en su taller. Foto: Jean Marie del Moral/MAMT

No hubo contacto entre ellos. La mayor vinculación se establece entre Pau Casals y Fenosa por su condición de exiliados y que habían participado en reivindicaciones culturales catalanas. Pero a buen seguro todos bebían de sus obras. También destaca que Andreu Nin llegó a ser maestro de Apel·les Fenosa.

Más que un broche
La muestra es un broche a la Capitalidad de la Cultura Catalana que ha ejercido El Vendrell durante este complicado año para todo. Pero más que un broche debe ser un punto de partida de reivindicación de ese legado universal. 

L’Època Daurada: Casals, Fenosa, Guimerà i Nin debe ser una puerta a descubrir más. En El Vendrell están los museos de Pau Casals, Apel·les Fenosa y Àngel Guimerà. La muestra del centro cívico sería un aperitivo para animar a visitar esos centros. 

Presentación de la exposición en el Centre Cívic l’Estació. Foto: Cedida

Queda pendiente en El Vendrell habilitar un espacio para la figura de Andreu Nin. Que además de político también destacó por su faceta como traductor y promotor de la cultura catalana e internacional.  Nin ya se merece un espacio permanente». El Ayuntamiento asegura que está en ello.
La exposición es un reconocimiento al legado y la historia, pero sobre todo debería ser una oportunidad. Casals, Fenosa, Guimerà y Nin, reunidos en un mismo espacio. Un momento para poder recuperar el orgullo de El Vendrell.

Comentarios

Lea También