Enrique Bunbury crea su nueva obra en La Casamurada

Música. El nuevo disco del artista aragonés, ‘Curso de levitación intensivo’, se grabó en el estudio de Banyeres del Penedès, propiedad de Eli Nolla y Jesús Rovira,  durante el mes de junio

Marc Libiano

Whatsapp
Foto: José Girl

Foto: José Girl

La inquietud artística de Enrique Bunbury (Zaragoza, 1967) ha derivado en Curso de Levitación intensivo, el álbum número 17 de su carrera y segundo disco del artista en 2020 tras la publicación de Posible el pasado mes de mayo. La pandemia obligó a Bunbury a cancelar la gira y le animó, junto al respaldo de su mánager Nacho Royo, a componer y a grabar la nueva propuesta, que salió a la luz de forma íntegra el 11 de diciembre. Dos trabajos en un solo año definen perfectamente la voracidad de un músico de autor, totalmente inconformista, incapaz de quedarse en un mismo lugar de creación.

El riesgo y la autodeterminación han distinguido el trayecto del zaragozano, con raíces de infancia en Cambrils, donde veraneaba en la casa de sus padres, un lugar que también le ha servido para escribir varias de sus canciones, entre muchas, las del disco Pequeño, el que catapultó su carrera en solitario.

El proceso de grabación de «Curso de levitación intensivo» pasó tres semanas en la Casamurada, una masía fortificada del siglo XII que Jesús Rovira, músico  de Lax’n’Busto, y su pareja, Eli Nolla, convirtieron en un estudio prestigioso en 2007. La Casamurada se encuentra en Banyeres del Penedès (Tarragona), lugar al que acudieron Bunbury y su banda, Los Santos Inocentes, para crear el nuevo álbum.
«Vino con los miembros de su grupo y nos sorprendió mucho su capacidad de trabajo. Es un profesional grandísimo. Estuvieron tres semanas aislados y guardamos un muy buen recuerdo de ellos», admite Eli Nolla. Bunbury conoció La Casamurada gracias a las referencias que le ofrecieron los chicos de Love of Lesbian, fieles al estudio de Banyeres del Penedès, donde también han grabado su último disco «Viaje Épico hacia la nada», en el que ha colaborado Bunbury.

El zaragozano se refirió a su estancia en la Casamurada durante la rueda de prensa telemática para medios de todo el mundo. «Nos adaptamos al máximo a sus peculiaridades y le sacamos el mayor partido. Es una referencia para el movimiento indie». Durante el proceso de grabación, el artista contó con colaboraciones de otros músicos ajenos a los Santos Inocentes. 

«Curso de levitación intensivo es un canto a la libertad, en un tiempo actual en el que hablar de libertad con libertad parece imposible», así definió Enrique Bunbury su nueva propuesta artística, que seguramente no va a dejar indiferente a nadie, porque quizás, el no pasar desapercibido se ha transformado en una de las grandes virtudes del aragonés y su talento poético.

Un estudio referente para el rock nacional

La Casamurada se ha postulado actualmente como un estudio referencia para las bandas de rock nacional relacionadas con el género indie. Por el estudio de Banyeres del Penedès han pasado grupos como Love of Lesbian, Mi Capitán, Izal , Quique González, Anne Lukil o Ferran Palau, entre otros.

Los techos altos y las paredes de piedra le dan el espacio una identidad propia y un sonido muy característico. Dispone de una sala de control y dos salas de grabación y los músicos tienen la opción de poder alojarse en el recinto. La portada del nuevo disco de Bunbury está realizada en la misma escalera de la masía durante la estancia del aragonés en La Casamurada,.

Temas

Comentarios

Lea También