Más de Cultura

Jordi Savall: «La música habla directamente al corazón»

Música antigua. Este miércoles arranca en el Reial Monestir de Santes Creus la primera edición del Festival que lleva su nombre.

GLORIA AZNAR

Whatsapp
El maestro Jordi Savall con su viola de gamba, un referente en la recuperación de la música antigua. foto: cedida

El maestro Jordi Savall con su viola de gamba, un referente en la recuperación de la música antigua. foto: cedida

El maestro Jordi Savall cumplió 80 años el pasado día 1 de agosto. Para celebrarlo, el violagambista, director de orquesta y musicólogo especializado en música antigua estrena hoy en el Monestir de Santes Creus la primera edición del festival que lleva su nombre, un certamen que se celebrará hasta este domingo con conciertos de Orpheus XXI, La Capella Reial de Catalunya, Hespèrion XXI y Le Concert des Nations. Un Festival que nace con el objetivo de asegurar su legado más allá de su persona y que pretende también poner en valor los lugares emblemáticos del sur de Catalunya. Está organizado conjuntamente por la Fundació Centre Internacional de Música Antiga y la Generalitat.

Este miércoles arranca un festival que se inspira en el de Prada de Conflent, de Pau Casals. ¿Qué puntos tienen en común?
Hay muchos paralelismos. Por una parte, Casals estuvo estudiando diez años las suites para violonchelo solo de Bach y las mostró al mundo porque nadie las tocaba. En cierta manera, yo descubrí todo el potencial de la música para viola de gamba y estuve diez años profundizando hasta que hice mis primeros discos. Casals fue un ejemplo a seguir. En aquella época él había decidido que no haría más conciertos en ningún lugar del mundo mientras estuviera Franco en España. Lo que hizo que los músicos vinieran a darle apoyo y se creó el festival. Yo no tengo este problema, evidentemente.

Todos los conciertos tienen lugar a las 22.00 horas.

Oriente-Occidente 
Orpheus XXI. Dormitorio Santes Creus. Este miércoles.


Libro Rojo de Montserrat
La Capella Reial de Catalunya-Hespèrion XXI. Iglesia Santes Creus. Jueves día 12.


Ludwig van Beethoven 
Solistas de Le Concert des Nations. En el dormitorio. Este viernes.


Folías & Romanescas
Xavier Díaz-Latorre; Andrew Lawrence-King; Xavier Puertas; Pedro Estevan; Jordi Savall, viola de gamba y dirección. En el dormitorio. El sábado.


Les Goûts Réunis
Le Concert des Nations. Jordi Savall, viola de gamba y dirección. En el dormitorio. Este domingo.

¿Es el festival Jordi Savall uno de sus legados?
He llegado a una edad, ya soy más mayor de lo que era Casals cuando hizo su festival, y pienso que si existe un festival que lleva mi nombre será una forma de garantizar que el legado de 55 años de investigación tenga una continuidad porque si tenemos festivales probablemente tendremos recursos para continuar valorando estos conjuntos. Y mi idea es, a partir del año que viene, desarrollar la Ruta del Cister con la recuperación de patrimonio antiguo y de los repertorios medieval, renacentista y barroco. E invitar a grupos emergentes en nuestro país y crear un movimiento de recuperación de la memoria musical.

Siempre actúa por aquí. Poblet, Santes Creus... ¿Por qué?
Primero porque Santes Creus solo hay uno. Es uno de los monasterios más antiguos que tenemos, una obra sublime con el antiguo dormitorio, la iglesia, los dos claustros increíbles, sus muchas pequeñas capillas... Son unos espacios mágicos. Y ponerle música a estas estancias es lo mejor que se puede hacer, ya que provocará que la gente descubra esta maravilla. Después, otro punto importante es que en el sur de Catalunya tenemos Vallbona de les Monges, Poblet, Montblanc, Reus... En Tarragona hay bienes y espacios históricos, lugares que se podrían aprovechar para hacer una programación musical interesante y novedosa. Si comparamos la cantidad de festivales que hay en el norte de Catalunya con el sur, hay un desequilibrio brutal.

¿Cómo puede competir la música antigua con las grandes sinfónicas?
La única diferencia es que las sinfónicas grandes tienen todos los recursos. Y a pesar de no tener recursos, la Capella Reial y Le Concert des Nacions tocan cada año en las salas más importantes del mundo. Estamos invitados al Festival de Salzburgo, a la Filarmónica de París, a Hamburgo, Londres... Lo curioso es que no interese aquí como interesa fuera.

Jordi Savall con Orpheus XXI en el Monestir de Poblet, en una edición del Festival de Música Antiga.

¿El público es minoritario?
Hoy en día a los conciertos de música antigua, si los precios son razonables, mayoritariamente acude más gente joven que mayor. Porque la gente joven busca experiencias nuevas. Piensa que en los conciertos de música antigua vamos vestidos de una manera normal y hablamos con el público. Hay un ambiente más natural. En una orquesta sinfónica se visten con un frac, con un traje que es del siglo XIX.

Si comparamos la cantidad de festivales que hay en el norte de Catalunya con el sur, hay un desequilibrio brutal.

Son ustedes más modernos...
La modernidad consiste en coger las fuentes del pasado, en recuperar nuestro patrimonio. Lo otro es conservadurismo.

¿Cómo ha evolucionado el proyecto Orpheus XXI?
En la Jungla de Calais descubrí cómo vivían los refugiados. Descubrí la tragedia de esta pobre gente que huía de la guerra y que no encontraba acogida en ningún sitio. Eso fue en 2018. El proyecto Orpheus nació de esta experiencia y de visitar el campo de refugiados de Salónica, por lo que decidí ayudar a los músicos que llegaban como refugiados para darles una oportunidad. Y lo que hacemos con este concierto es mostrar cómo nos traen una gran belleza con sus músicas y que también son capaces de tocar las nuestras, antiguas. Pero otros conciertos de estos días son El Libro rojo de Montserrat, un programa muy bonito de Beethoven, un recital con músicas del Barroco y del Renacimiento y el domingo, como clausura, un concierto con músicas de Europa, de los siglos XVII y XVIII.

Hoy en día a los conciertos de música antigua, si los precios son razonables, mayoritariamente acude más gente joven que mayor. Porque la gente joven busca experiencias nuevas.

Pau Casals hablaba de paz. Usted también. ¿Es el lenguaje musical el de la paz?
La música es el lenguaje de la paz y el que todo el mundo puede entender porque le habla directamente a nuestro corazón. Y porque con la música no podemos mentir.

¿Por qué?
Porque incluso una persona analfabeta se da cuenta si un cantante canta sin emoción. Si haces música sin emoción estás engañando.

¿Toca con su hija?
Sí. Y con mi hijo. De vez en cuando hacemos alguna cosa. No muy a menudo porque ellos siguen su camino.

¿Qué destacaría de todos estos años?
Que ha sido un gran privilegio el haber podido realizar unos sueños que nunca hubiera creído que serían posibles.

Temas

  • Jordi Savall
  • Cultura
  • musica
  • Festival Jordi Savall
  • música antigua
  • Santes Creus
  • Poblet

Comentarios

Lea También