Más de Cultura

Poemas para un verano eterno

Cinco libros de poesía para convertir este verano en la estación eterna que se le supone

Alejandro Simón Partal

Whatsapp
BCN @MACBA_Barcelona

BCN @MACBA_Barcelona

«Los buenos poetas escriben con el verano pegándoles de cara porque saben que habitar bien estos meses es una forma de labrar eternidad, de hacer memoria de nuestros días. Tanto el verano como el poema son dos formas de refugio para habitar un mundo distinto».

Existen las canciones del verano y los poemas del verano. Porque el verso, ya sea cantado, escrito o imaginado, forma tanto verano como los enamoramientos o los chiringuitos. 

Los poemas, y ya no tanto las bicicletas, son para el verano porque nos despojan de lo innecesario y nos traen lo esencial hasta nuestras orillas, por muy exigentes o empedradas que sean. 

El poeta José Corredor-Matheos escribe en uno de sus estudios que «poesía no esto, ni aquello, ni lo de más allá. Será lo que queda cuando has quitado todas las capas». Es decir, hasta quedarnos con lo mínimo, quizá desnudos, libres, como pasan buena parte de esta época los que mejor la entienden. 

A propósito de esto escribe Antonio Lucas en su libro Los desnudos que «amar desprende un suero de veranos». Un puñado de páginas antes apunta hacia el mismo sitio por distinto lugar: «Tú que sabes traducir las olas que no rompen». 

A continuación, vamos a ofrecer cinco posibilidades, cinco títulos, que nos acompañen en estos días abrasadores que solo remarcan con su luz infatigable el extraordinario hecho de vivir. Cinco libros del verano; versos para hacer de los días que aún nos quedan algo eterno:

1. La casa del poeta. Versos para quedarse a vivir 
Trampa ediciones acaba de publicar un exquisito volumen sobre la relación de 111 poetas con el hogar, con la casa, con esos lugares de escapada personal y pasional. Carmen Berasategui y Gonzalo Escarpa se han encargado de seleccionar a autores como Erika Martínez, Míriam Reyes, Rocío Acebal, Juan Marqués, Luisa Castro o Ada Salas, que a través de sus dormitorios, tabiques y puertas acaban formando en el lector una nueva desproporción física, una intimidad más amplia. 

La casa del poeta
La casa del poeta

2. El arte de perder y otros poemas 
«Si supiera qué decir no escribiría», clava la poeta argentina Mirta Rosenberg en esta antología publicada por la editorial Pre-Textos, edición a cargo de Olvido García Valdés, que recoge una obra que entiende la realidad como campo de batalla, como constatación de ese discurso desde una vida cotidiana, una cocina, unos gatos, una tortuga, desde los que cuestiona esos modelos de estandarización de lo real. 

El arte de perder y otros poemas
El arte de perder y otros poemas

3. Contra el rey 
A pesar de su título activista y conflictivo, el nuevo libro del poeta Juan Manuel Romero, con el que obtuvo el Premio Ciudad de Córdoba «Ricardo Molina» y que ha sido publicado por Hiperión, es un trabajo que habla de concordia, de hermandad, de los miedos más íntimos («descubrir hasta dónde me atreveré a restar de lo que soy») y de las celebraciones más posibles («dentro de ti y de mí, algo baila nuestra lenta victoria»). Un libro escrito desde la espera, que nos pintará este verano con la contundencia lírica que estas semanas que tenemos por delante merecen: «Yo quiero ser el mar porque su rabia es grande y a todos hace sitio». 

Contra el rey
Contra el rey

4. Violet hace el puente sobre la hierba 
Lana del Rey lleva años llenando con su pop delicado y confesional las almas de medio planeta, pero la publicación de sus poemas es un paso más en esta escritora que vive la poesía como esa voz que le sale de muy adentro, como eso que realmente siente y necesita darle forma de canción o poema para salvarla de todos los abismos que la rodean y a los que canta: «I love u / but u don't understand me». 
Lana del Rey es una artista total que no se permite las concesiones ni absurdidades en las que otros artistas, mucho menores que ella, se revuelcan. 
Este poemario, traducido sutilmente por Elvira Sastre y publicado por Libros Cúpula (Planeta), supone la reivindicación del pensamiento pragmático de una autora en constante exploración de sus contrastes más personales: «Creíste que era rica y lo soy pero no como tú piensas», escribe. 

Violet hace el puente sobre la hierba
Violet hace el puente sobre la hierba

5. Cantar qué 
El debut literario de Juan de Beatriz ha sido una de las mejores noticias que ha tenido este año nuestra poesía. Los versos de Cantar qué (Pre-Textos, Premio Emilio Prados) abordan los temas clásicos del género (el amor, el duelo, el deseo), pero desde un prisma renovado, con una intención que llega más lejos y provoca en el lector un estremecimiento que tiene mucho de gran revelación y de conformidad con el mundo. «Cómo acertar a decir que te quiero / usando nada más que la luz de este mundo», escribe en el poema titulado «sampleo de tema pizarnikiano», y sin quererlo nos invita a levitar desde el traqueteo que siempre esconde lo auténtico. Sigamos la trayectoria de este poeta obstinado y elegante, que con humildad nos enseña lo que dice sin desvelar por dónde va. «Vivir es irse hundiendo en lo invisible».

Cantar qué
Cantar qué

Temas

Comentarios

Lea También