Curro Cañete: «Toda persona puede salvarse a sí misma»

El periodista, escritor y coach vuelve con No tengas miedo a nada. Cumple tus deseos con amor, alegría y paz interior, para decirle a los lectores que «en la vida no hay imposibles».

| Actualizado a 24 enero 2022 17:45
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

El coach Curro Cañete regresa con fuerza con No tengas miedo a nada. Cumple tus deseos con amor, alegría y paz interior (Editorial Planeta), un libro que acaba de aterrizar en las librerías y que tiene el propósito de seguir ayudando a los lectores que se acerquen hasta él. Cañete, también escritor y periodista, facilita técnicas y herramientas para llegar a la paz interior. «Con la pandemia me di cuenta de lo importante que era esto porque realmente, si perdemos nuestra paz interior perdemos nuestra salud», destaca. A partir de esta premisa, Curro defiende que la felicidad depende de uno mismo, si se sabe encarrilar en la dirección correcta, y que no hay ningún sueño imposible de cumplir.

 

Lo que usted propone es un cambio de mentalidad.
Por supuesto. Propongo un cambio de mentalidad que no nos lleve al sufrimiento, sino a la paz interior. Eso es lo que me interesa. Que pensemos como lo hacen las personas que saben mantener la paz interior, independientemente de las circunstancias. Esas son las más poderosas del planeta.

¿Siempre hay que ver el vaso medio lleno?
Eso es fundamental. Siempre podemos ver la parte que está llena y esa es una decisión personal. Y cuando se toma esa decisión, va muchísimo mejor en la vida porque el optimismo tiene muchas ventajas. Para la salud, para las relaciones y para encontrar las oportunidades que ahora mismo no se están viendo porque para ver las oportunidades hace falta ser optimista.

¿No hay nada imposible? Habla de pensar en tener un hijo o comprar una casa. Pero a veces eso no puede ser...
Será porque no quieres. Si se quiere tener un hijo físicamente y no se puede, se puede adoptar.

 

«Un hábito puede estar haciéndote llevar una dirección contraria a la que quieres. Sin embargo, a veces es tan fácil como saber que en 21 días puedes transformarlo».

¿Y qué pasa con la casa de los sueños inalcanzable?
¿Cómo no vas a poder tener una casa? Claro que sí. A lo mejor no puedes hacer realidad tu sueño mañana. Mucha gente es cortoplacista, es decir, piensa muy a corto plazo. Pero si de verdad te enfocas en lo que quieres construir, el resultado en diez años es realmente impresionante. En diez años no hay sueños imposibles. Entonces, si te da igual tener una casa, no vas a mantenerte diez años enfocada para conseguirla. Pero si es algo importante para ti, ¿por qué no lo vas a poder hacer realidad si lo hacen otras personas?

¿Qué propone de novedoso en 'No tengas miedo a nada' en relación a sus anteriores publicaciones?
En todas las páginas tengo muy en cuenta la salud mental de las personas, en el sentido de paz interior. Me interesa dar muchísimas técnicas, herramientas para que la protejamos. Con la pandemia me di cuenta de lo importante que era esto porque realmente, si perdemos nuestra paz interior perdemos nuestra salud. Por eso se titula así, porque cuando hay miedo no hay paz interior y a la inversa. Me interesa desenmarañar al miedo todavía más, me interesa que veamos que es como un fantasma que se puede desintegrar cuando tomamos las decisiones correctas y cuando aumentamos la confianza.

 

 

También se enfoca en los hábitos.
Sí, en cómo los podemos cambiar. Por ejemplo, un hábito puede estar haciéndote llevar una dirección contraria a la que quieres. Sin embargo, a veces es tan fácil como saber que en 21 días puedes transformarlo. También le dedico un capítulo entero al tema de las adicciones, cosa que no había hecho antes, para liberar a la gente que está presa de una adicción, ya que son como unas redes diabólicas que te hacen creer que ahí hay una fuente de felicidad para ti, pero es una mentira. Y quiero ayudar a las personas, tal y como he hecho tantas veces en mi propia consulta, para que puedan liberarse de eso. Y también tiene de diferente toda la historia que he vivido en Londres, todo lo que esa experiencia me ha aportado.

Habla de jugar. ¿La vida es un juego?
Me gustaría que nos la tomáramos como un juego. Esta perspectiva le quita un poco de dramatismo a las cosas y a mí me interesa. De hecho, una de las instrucciones que incluyo para llevar una vida plena y maravillosa es no hacer dramas por nada. Si todo ha salido mal, pero pensamos que en realidad la vida es un juego, pues eso nos ayuda a quitarle importancia a aquello que ha salido mal. Porque si realmente se la damos a nuestra paz interior y a nuestra tranquilidad, no hay nada ahí fuera que sea más importante. Desde esa perspectiva, si se cae el móvil al suelo y se rompe, puedes buscar soluciones, pero no volverte loco.

 

«Toda persona que está sufriendo puede dejar de sufrir. Lo malo es que caigamos en el desánimo, en la desesperanza y que ya no lo intentemos».

Pero a nivel personal, sí es importante preocuparse por los demás. Eso no es un juego.
A las relaciones les dedico dos capítulos porque son lo más importante en nuestra felicidad. Y animo a la gente a que haga una lista de sus 15 relaciones más importantes porque el amor hay que cuidarlo y muchas veces nos olvidamos de eso. Hay que cuidar a nuestra pareja y a las personas que queremos antes de que el amor acabe extinguiéndose. El amor se riega o decrece y esto se le olvida a muchas personas. Por lo tanto, mi trabajo consiste en recordar lo que sabíamos y hemos olvidado. ¿Y por qué lo hemos olvidado? Porque vivimos muy distraídos. Entiendo que la gente se olvide porque vivimos con la lengua fuera, tenemos que hacer un montón de cosas, luego surgen inconvenientes y cuando ya hemos solucionado todo esto, nos vamos de cañas porque no tenemos ganas de otra cosa. Es muy importante que recordemos ciertas cosas porque si no, nos desenfocamos. Creo que la clave está en el foco. Cuando perdemos el sentido de nuestra vida es cuando perdemos nuestro foco. Por supuesto, es más difícil mantener el foco si viene una pandemia que si no hay circunstancias difíciles, pero ahí es donde está el reto.

¿Qué más cosas hemos olvidado, además del amor?
Hemos olvidado preguntarnos qué necesitamos. Saber cuáles son nuestras necesidades más básicas porque cuando no las cubrimos, es cuando nos vemos en problemas. Algunas personas se olvidan de las cosas que aman y si esto ocurre un día, no pasa nada. Pero hay gente que lleva cinco meses desconectada de las cosas que ama y realmente ya se le ha olvidado hasta lo que ama. Entonces, entran en un estado de tristeza que al final les lleva a perder su salud mental, su motivación, su alegría, su tranquilidad y es porque están desconectados de lo que quieren. Luego también, nos olvidamos de qué deseamos, de qué queremos construir, de cuáles son nuestros sueños, de todo eso.

Entonces, ¿ser feliz depende de uno mismo?
Sí. La última palabra sobre tu felicidad la tienes tú. Las circunstancias influyen en nuestra felicidad, pero no tienen la última palabra. Porque ante una misma circunstancia, puedes darte cuenta de cómo una persona consigue mantener su felicidad y otra no. Por lo tanto, la última palabra de la felicidad la tenemos nosotros mismos. Esto no lo digo para que nos sintamos culpables cuando no lo somos, lo digo para que nos empoderemos, que sepamos que tenemos el poder de empezar en el camino de nuestra felicidad en cualquiera de las circunstancias,.

¿Qué le diría a una persona que sufre ansiedad porque no llega a fin de mes?
Precisamente le diría que se tiene que enfocar en las soluciones, que tiene que recuperarse un poco, establecer un plan de acción. Pero el caso que me has propuesto es bastante sencillo, vamos a complicarlo un poco.

 

«Mi trabajo consiste en recordar lo que sabíamos y hemos olvidado. ¿Y por qué lo hemos olvidado? Porque vivimos muy distraídos».

Adelante.
Por ejemplo, pensemos en una persona que está pidiendo en la calle con un cartón de vino, que no tiene ni dónde dormir. Ella tiene el poder de hundirse más en la miseria e ir cada vez peor, entrar en contacto con las drogas, acabar destruida o, por el contrario, de empezar a caminar en la dirección correcta. Si alguien lograra convencerle de que puede salvar su vida, dentro de un tiempo, dependiendo de lo alejado que esté de su felicidad, puede salvarse a sí misma. A lo mejor puede tardar años en recuperar su vida o puede avanzar más rápìdo, dependiendo de en qué punto se encuentre. Pero toda persona puede salvarse a sí misma, toda persona que está sufriendo puede dejar de sufrir y toda persona que no llega a fin de mes puede encontrar un trabajo con el que lograrlo porque vivimos en un mundo de infinitas posibilidades. Lo malo es que caigamos en el desánimo, en la desesperanza y que ya no lo intentemos. Porque ahí es cuando caemos en la desesperanza, es cuando nos podemos ir a las adicciones, a la destrucción de nosotros mismos.

¿Todo empieza con la respiración?
Todo empieza, sí porque la necesitamos para vivir. Yo muchas veces hago 10 respiraciones conscientes que me ayudan a centrarme y a cambiar mi energía.

O contar hasta diez.
Eso es. Al final, es sabiduría popular. Hay que hacerlo y si lo haces, te tranquilizas. A lo mejor respirar 10 veces es demasiado para mucha gente, pero cinco respiraciones profundas, te centran.

Comentarios
Multimedia Diari