«En ‘Tres’ el sonido es parte de la historia, más allá de la estética»

En la gala del reencuentro del cine español, el reusense Oriol Tarragó recogió el primer premio de la noche

| Actualizado a 14 febrero 2022 15:26
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

¿Cree que se debe proteger el catalán en las escuelas?


No

«Cuatro profesionales al cargo de un sonido completo. Una obra de orfebrería que se centra en jugar con el delay y que mantiene al espectador en ese laberinto auditivo en el que vive el personaje interpretado por Marta Nieto. Una propuesta original y novedosa que crea una enorme inquietud». Mientras se escuchaban estas palabras de fondo, el reusense Oriol Tarragó, Daniel Fontrodona, Marc Bech y Marc Orts iban camino del escenario del Palau de les Arts de Valencia para recoger el Premio Goya a Mejor Sonido por su trabajo en la película Tres, dirigida por Juanjo Giménez. Una categoría en la que competían Pelayo Gutiérrez, Valeria Arcieri e Iván Marín por El buen patrón; Sergio Bürmann, Laia Casanovas y Marc Orts por Madres paralelas; y Alazne Ameztoy, Candela Palencia y Juan Ferro por Maixabel.

El primero en tomar la palabra fue Tarragó quien, visiblemente emocionado, dijo: «Qué bonito es estar todos juntos otra vez, el cine español, gracias Valencia por juntarnos a todos después de estos dos años tan complicados». Después, tuvo palabras de agradecimiento para el director del filme: «Gracias Juanjo Giménez por tener una visión tan personal del cine, porque al final lo más bonito de hacer películas es como las hacemos y como el público las percibe; y gracias por hacer una película tan única en la que te has apoyado en el sonido de una manera narrativa, creativa y emotiva».

Tras la gala, horas después de recoger el premio la emoción seguía a flor de piel. Así, en declaraciones ayer al Diari, Marc Bech reconocía que «aunque Tres es una película que narra la historia de una montadora de sonido, nunca pensamos que teníamos el premio ganado, ya que los otros compañeros de nominación también eran muy buenos».

Por su parte, Oriol Tarragó –que suma cinco estatuillas en su trayectoria– hacía alusión al valor del premio, en cuanto al reconocimiento del trabajo realizado por el equipo de sonido. «En la película Tres el sonido se utiliza de una manera narrativa y creativa, más allá de la estética. Es parte de la historia, lo que hace que el espectador sea más consciente de la importancia del sonido».

En esta misma línea, Marc Bech se mostraba complacido con que el Premio Goya a Mejor Sonido contribuya a difundir su trabajo a través de la película. «En la primera secuencia ya se explica que el trabajo de mezcla y edición del sonido no es únicamente un diálogo o una puerta que suena, sino que hay una narrativa detrás, que permite explicar muchas cosas, tal y como lo hacen otros departamentos como el de fotografía o los mismos actores y actrices».

Por ello, Oriol Tarragó aseguraba que «el sonido, como no se ve, siempre ha sido el gran desconocido, aunque no por ello menos importante».

En cuanto a la complejidad de este trabajo en la película Tres, el diseñador de sonido reusense explicaba que «técnicamente no es una película compleja, sino que la dificultad se encontraba en el concepto, ya que el sonido es parte de la historia». «Debíamos ir con cuidado de no caer en formalismo o en estilismos que pudiesen distorsionar la narrativa de la película», añadía Tarragó. Y ’más cuando la disociación entre imagen y sonido es el motor de la película. Al respecto, Oriol Tarragó aseguraba que «como parte del equipo de sonido este ha sido un gran hándicap, ya que la percepción humana no está acostumbrada a ver un sonido desincronizado de la imagen, porque está habituado a que las cosas suenen con relación a un efecto o una imagen que vemos».

Un proyecto meticuloso que implicó cambiar el flujo de trabajo. «Tuvimos que trabajar paralelamente con los montadores de imagen para que, a partir de aquí, la película fuese evolucionando», explicaba Marc Bech y añadía que «el resultado ha sido un trabajo emocionante, alentador y muy innovador porque nunca habíamos trabajado así, pero en la película Tres era la única manera de hacerlo, si queríamos que todo saliese bien».

La fiesta del reencuentro

Fue una gala de lo más repartida. La 36 edición de los Premios Goya fue la noche de El buen patrón, pero también la del regreso, de los vestidos en blanco y negro, de los esmóquines rojos con amorosos nombres bordados en la espalda, como los de Macarena Gómez y su marido, Aldo Comas, en homenaje a la tristemente desaparecida Verónica Forqué, «porque ella era luz», y de la estrella de Hollywood más glamurosa que enamoró a Valencia: Cate Blanchett y su flamante Goya Internacional. Así, la sátira laboral de Fernando León de Aranoa salió vencedora con seis premios bajo el brazo: mejor película, dirección, guion original, montaje, música y actor protagonista para Javier Bardem. Una gala que se desarrolló a largo de más de tres horas en el Palau de les Arts de Valencia y en la que también resultaron premiadas Las leyes de la frontera, de Daniel Monzón –cinco galardones– y Mediterráneo, de Marcel Barrena, y Maixabel, de Icíar Bollaín, con tres cada una, a diferencia de Madres paralelas, de Pedro Almodóvar que se fue de vacío.

El auditorio se puso en pie para ovacionar a José Sacristán, ganador del Goya de Honor por su trayectoria, mientras que durante la gala también sobrevolaron discursos feministas y socialmente reivindicativos como el de la directora de Libertad, Clara Roquet, quien reivindicó que «ojalá en un futuro, las Libertades del mundo puedan hacer sus propias películas desde su punto de vista y el cine deje de estar tan a menudo a manos de los privilegiados».

El reencuentro del cine español se vio recompensado con una media de 2.777.000 espectadores. Como no podía ser de otra manera, tal y como reconoció el reusense Oriol Tarragó, «después de dos años tan complicados, el momento de subir al escenario y ver a tanta gente junta, tras el sabor extraño de la gala del año pasado, fue muy emocionante».

Comentarios
Multimedia Diari