Un relato con sabor a proximidad

Ficción. Gisela Alcón, Glòria Mohedano y Mateu Salvat combinan literatura, recetas de cocina y fotografía

| Actualizado a 28 febrero 2022 16:23
Se lee en minutos
Participa:
Para guardar el artículo tienes que navegar logueado/a. Puedes iniciar sesión en este enlace.
Comparte en:

«Es una original combinación de literatura, fotografía y recetas de cocina, con aroma tradicional que nos transportará a un pasado no muy lejano». Con estas palabras, Gisela Alcón (El Vendrell), Glòria Mohedano (Reus) y Mateu Salvat (Riudoms) describen, en la contraportada, la naturaleza del libro La cuina de Maria Poch Constantí. El cicle de l’olivera (Silva Editorial), que aúna entre sus páginas la destreza literaria, gastronómica y fotográfica de los tres. «La historia relata la vida de una mujer de principios del siglo XX, Maria Poch Constantí, haciendo un paralelismo con el ciclo del olivo», explica Gisela Alcón. Así fue como imaginó la vida de la protagonista que prospera junto a la cosecha.

«Maria Poch Constantí es una señora del Baix Penedès, de El Vendrell, que se traslada a vivir a una masía de Reus después de casarse», detalla la autora. Un personaje que tiene rasgos en común con la abuela de la escritora, retratada en la portada del libro. «Aunque se trata de una historia de ficción, ambientada en principios del siglo pasado, cuando pensaba en la protagonista –una mujer avanzada a su época, que no tuviera miedo de cambiar de estilo de vida y que fuese religiosa pero no beata–, pensé en como era mi abuela», dice la autora.

Recetas de temporada

En cuanto al reto de fusionar la literatura, la gastronomía y la fotografía en una misma publicación, Gisela Alcón dice que «el valor está en que mientras lees la historia, disfrutas de unas fotos únicas que te invitan a cocinar». De este modo, los autores han preferido desarrollar el relato siguiendo el espacio y tiempo de las cuatro estaciones del año y vincularlas al ciclo del olivo. Por ello, la cuarentena de recetas que incluye la publicación evoca cada una de las épocas.

De ello se encarga Glòria Mohedano, que desde hace más de una década comparte recetas caseras a través del blog No tot són postres. «En el libro proponemos menús completos temporalizados en el ciclo del aceite y cada una de las estaciones», explica la cocinera, quien detalla que «las recetas de primavera giran en torno a la Cuaresma y el Día de Pascua, las de verano se inspiran en la verbena de San Juan y la festividad de la Asunción de la Virgen María; en otoño celebramos el aniversario del propietario de la masía y una comida con los empleados para festejar el fin de la cosecha; y, por último, en invierno preparamos un menú de Navidad». De esta forma, La cuina de Maria Poch Constantí. El cicle de l’olivera invita a cocinar desde un conejo con caracoles hasta el tradicional pavo relleno con ciruelas y pasas, pasando por un fricandó con setas. Asimismo, Glòria Mohedano también hace un guiño a sus raíces familiares incluyendo «la receta de la Sopa de les quatre coses acompañada de un flan salado, como hacía mi abuela». Las recetas tienen en común la sencillez y la proximidad de los ingredientes que, según la cocinera, «lo único que requieren es un poco de tiempo para prepararlas como hacían nuestros antepasados».

El responsable de despertar el apetito es Mateu Salvat, autor de las imágenes, quien revela que «el único secreto de la fotografía culinaria es que cuando veas la imagen te entren ganas de comerte el plato». Y por ello la iluminación es otro de los ingredientes principales. «Técnicamente, hemos trabajado con luz natural, a excepción de las fotografías de comienzo de cada estación que, para ambientarlas a principios de 1900, utilicé la técnica pinhole, que requiere de una cámara sin objetivo», detalla Salvat.

Homenaje a las mujeres

En cuanto al legado que los tres autores quieren transmitir a través del libro, Gisela Alcón destaca «como la combinación de diferentes facetas artísticas puede tener un resultado magnífico, y después un homenaje a todas las mujeres que han trabajado silenciosamente y que han sacado adelante a sus familias, porque en el mundo de la payesía ellas también han sido y son pal de paller».

Comentarios
Multimedia Diari